El Presupuesto de Egresos de la Federación:
¿Suficientemente discutido?


 

Dip. Gerardo Buganza Salmerón

Secretario de la Comisión de Patrimonio y Fomento Industrial del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional.

El tema del Presupuesto de Egresos de la Federación, es uno de los actos políticos y jurídicos que más expectación genera en la relación entre los Poderes Ejecutivo y Legislativo.

Las disposiciones en materia presupuestaria contienen algunas insuficiencias que no habían causado problemas en los procesos de aprobación anteriores a los de esta LVII Legislatura; no se habían presentado tensiones y retrasos debido a que la Cámara contaba con una mayoría priísta.

Como ejemplos de esas inconsistencias podemos mencionar dos: la primera, referente a la demora constitucional con que cuenta el Ejecutivo para presentar ante la Cámara de Diputados su Proyecto de Presupuesto correspondiente al siguiente año del ejercicio fiscal: a más tardar el día 15 del mes de noviembre o hasta el 15 de diciembre cuando inicie su encargo el 1° de diciembre, y la segunda, relativa a la falta de disposición que prevea el riesgo de no aprobación el último día del año.

El Presupuesto de Egresos es un documento que contiene el cálculo de gastos previstos para el ejercicio fiscal correspondiente, debe ser preparado por el Ejecutivo Federal y presentado a la Cámara de Diputados para su aprobación. Ésta es una facultad exclusiva de este órgano legislativo.

A diferencia de la previsión de ingresos, que se materializa en una ley; el presupuesto de gastos, en nuestro país, no se contiene en una ley bicameral, no obstante que en otros países sí se realiza de esta manera.

El presupuesto formalmente constituye un acto legislativo, materialmente es un decreto de carácter administrativo y de control político por parte de la Cámara de Diputados, ya que se refiere a un acuerdo entre dos poderes, no contiene normas de derecho y, por tanto, no afectan los derechos de particulares, sino que únicamente se establece para el funcionamiento del aparato administrativo del gobierno.

Durante las LVI y LVII legislaturas se han presentado por diversos grupos parlamentarios, siete iniciativas a fin modificar el proceso de aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación, principalmente con los objetivos de ampliar el plazo con el que cuenta la Cámara de Diputados para su análisis, discusión y aprobación, así como para establecer un mecanismo que norme el ejercicio del gasto público en caso de que el presupuesto no haya sido aprobado antes del comienzo del ejercicio fiscal.

1.- Actualmente, el tiempo que tiene la Cámara de Diputados es muy breve, no es suficiente para examinar y discutir detenidamente el Proyecto de Presupuesto. Según el artículo 66 constitucional, el Primer Periodo Ordinario del Congreso termina el 15 de diciembre, excepto cuando el Presidente inicie su encargo, caso en el que las sesiones podrán extenderse hasta el 31 de diciembre. Lo que significa que el primer año del sexenio, los diputados cuentan sólo con 16 días naturales y los siguientes, con 46 días.

Al respecto, Elisur Arteaga Nava considera que "un mes es muy corto para que el Congreso de la Unión examine, discuta y apruebe la Iniciativa de Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de la Federación, tal como lo exige el segundo párrafo de la fracción IV del artículo 74 constitucional. Una disposición de tal naturaleza lleva a legislar al vapor y en forma irresponsable".

Consideramos que de realizarse la modificación a las fechas, como proponen algunas iniciativas, para la presentación del presupuesto por parte del Ejecutivo a fin de que el documento sea presentado el 15 de septiembre o, en su caso, el 10 de diciembre, implicará muchas ventajas, entre ellas el establecimiento de un sano equilibrio de poderes en materia presupuestaria, incentivará la negociación y construcción de consensos entre ambos poderes y sobre todo permitirá al Legislativo examinar, discutir y aprobar el presupuesto con más profundidad y holgura en cuanto al tiempo, evitando resoluciones a la ligera y sin el suficiente análisis.

Actualmente, México es de los países en los que el periodo de deliberación legislativa sobre el presupuesto es más reducido. Con la propuesta, la Cámara tendrá tres meses, tiempo promedio en la mayoría de los países.

2. Por lo que se refiere a la falta de aprobación del presupuesto al último día del año, nuestra Ley Fundamental no prevé ninguna disposición que permita solucionar este problema.

Es pertinente aclarar que en caso de que el Presupuesto de Egresos no se apruebe para el periodo correspondiente, el pago a los empleados del Gobierno Federal queda garantizado según lo que dispone el artículo 75 constitucional: se entenderá por señalada la que hubiere tenido fijada en el presupuesto anterior o en la ley que estableció el empleo.

Existen varias causas que pueden dar como consecuencia la falta de aprobación por parte del Legislativo: que el presupuesto no haya sido elaborado dentro del tiempo constitucional, que los debates del Parlamento se extiendan y no haya tiempo para que pueda aprobarse o bien que el Legislativo no lo apruebe.

Para solucionar esta laguna, en algunas de las iniciativas presentadas se sugiere la prórroga automática del presupuesto del año fiscal anterior, en tanto no sea aprobado el nuevo ordenamiento.

Desde que los tratadistas alemanes estudiaron el presupuesto, consideraron conveniente prorrogar provisionalmente durante uno o varios meses la vigencia del presupuesto anterior.

Algunos autores mexicanos, entre los que destaca María de la Luz Mijangos Borja, consideran que podría prorrogarse el presupuesto del ejercicio anterior, actualizado con el índice de inflación señalado por el Banco de México.

Las propuestas de reconducción del presupuesto tienen como propósito esencial establecer un marco de seguridad y certeza jurídica ante la eventualidad de que los diputados no aprueben antes del comienzo del ejercicio. Este sistema debe analizarse, sobre todo para determinar algunas excepciones a ciertos rubros que por ley deben registrar incrementos o que están asociados a gastos sociales básicos

No hay duda de que esta materia tiene asignaturas de primer orden pendientes de ser resueltas en el próximo dictamen a votarse en el Pleno de esta Cámara, en específico lo relativo a la presentación del Proyecto de Presupuesto con la debida anticipación, para que la Cámara de Diputados tenga tiempo de analizar, discutir y aprobar adecuadamente.

El gasto público es uno de los asuntos de mayor importancia para el Estado, el cual tiene como fin lograr el bien común de sus integrantes. La labor del Ejecutivo y del Legislativo en materia presupuestaria ameritan reflexión y razonamiento a fin de lograr un presupuesto que responda a las necesidades de los mexicanos y a nuestro proyecto de nación.

Pugnamos por el fortalecimiento del Poder Legislativo, por las instituciones democráticas, por terminar con el precario control político ejercido por la Cámara de Diputados y por la estabilidad del Estado de Derecho.

Regresa Inicio           Regresar a Contenido No. 13          Lista de Sesiones