Iniciativa con proyecto de decreto por el que se expide el Reglamento Interior y de Debates de la Cámara de Diputados.

Palacio Legislativo, México D.F., a 3 de octubre de 2002.

CC. Secretarios de la Mesa Directiva
Cámara de Diputados
Presentes

En nuestra calidad de diputados federales a la LVIII Legislatura del Congreso General, y con fundamento en la fracción II del Artículo 71 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; artículos 55, fracción II, y 56 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, sometemos a la consideración de esta H. Cámara de Diputados la presente iniciativa con proyecto de decreto por el que se expide el Reglamento Interior y de Debates de la Cámara de Diputados, de acuerdo con la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Dadas las nuevas circunstancias políticas en nuestro país es de vital importancia y de carácter impostergable, llevar a cabo una reforma que nos conduzca a la abrogación del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso y la consecuente creación de un Reglamento Interior y de Debates de cada Cámara del Congreso General, con el objeto de hacer un Poder Legislativo más fuerte, moderno y funcional.

Desde 1979 con la expedición de la Ley Orgánica del Congreso General, las Cámaras del Poder Legislativo han estado esperando la creación de un nuevo Reglamento de Debates, ya que el Reglamento vigente tiene el carácter de una ley orgánica pero es obsoleto respecto a la realidad de nuestro Congreso, además de que gran parte de sus disposiciones se encuentran derogadas por la misma Ley Orgánica.

El Reglamento con el que las Cámaras conducen actualmente sus debates tiene su origen en el Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso de 1897, éste a su vez en el Reglamento de 1848, que por su parte lo tiene en el primer Reglamento del México Independiente de 1824.

La Constitución Política en su Artículo 70, párrafo segundo, faculta al Congreso a expedir la ley que regule su estructura y funcionamiento internos, misma que fue objeto de una profunda revisión en 1999. Aún así es necesario continuar con el fortalecimiento del Poder Legislativo, y para ello se requiere crear el Reglamento Interior y de Debates de la Cámara de Diputados.

Los artículos 71 y 72 de la Constitución mencionan el reglamento de debates, que como tal no existe. Por su parte, la Ley Orgánica del Congreso General dispone en su artículo 3º, numeral 1, que el Congreso y sus Cámaras se regirán por la normatividad de la materia vigente, además de los ordenamientos internos que cada una de las Cámaras expida en ejercicio de sus atribuciones constitucionales y legales.

Con este sustento, se propone derogar, en lo relativo a la Cámara de Diputados, el Reglamento para el Gobierno Interior dejando todas las disposiciones de carácter estructural, funcional y organizacional a la Ley Orgánica y aquello que se refiere a procedimientos, trámites, debates, funcionamiento de comisiones, etcétera, será motivo, en nuestro caso, del Reglamento Interior y de Debates de la Cámara de Diputados.

De esta manera se pretende revertir el desfase de tiempos que aquejó al Congreso por más de 20 años, teniendo primero el Reglamento y después la Ley, así la presente iniciativa da concordancia entre la Constitución y Ley Orgánica del Congreso con las disposiciones reglamentarias relativas a los debates y procedimientos de la Cámara de Diputados.

Por su parte la Cámara de Senadores ha iniciado este proceso al haberse presentado ante ella en el mes de diciembre dos iniciativas cuyo objeto es crear el reglamento del Senado de la República.

El presente Proyecto de Reglamento retoma el espíritu del Reglamento para el Gobierno Interior, en tanto se refiere a las cuestiones de orden parlamentario, es decir, todo aquello relativo a las sesiones y a los trámites internos que deben cumplir los diputados y los órganos de la Cámara de Diputados. Además se reconocen figuras existentes y que han probado su eficacia como lo son la Junta de Coordinación Política, las secretarías de los servicios y la Gaceta Parlamentaria.

También se incluyen en este Reglamento prácticas parlamentarias que tuvieron su origen en acuerdos parlamentarios y que por diversas razones no habían sido incorporadas en un ordenamiento de mayor alcance.

El nuevo Reglamento Interior y de Debates de la Cámara de Diputados está elaborado para una Cámara que se organiza mediante partidos políticos y grupos parlamentarios, dejando atrás la esencia del viejo Reglamento para el Gobierno Interior pensado para asambleas muy pequeñas donde la participación individual no representaba ningún problema.

Es de resaltar que la Cámara baja del Congreso General ha crecido en términos cuantitativos de manera drástica, pasando de tener 178 diputados en el año 1961 a 231 en 1973, 400 miembros en 1979, hasta llegar a 500 diputados desde 1988 a nuestros días. Por ello es claro que el Reglamento del Congreso pensado para Cámaras pequeñas en 1934 ha sido superado por mucho en la nueva realidad del Poder Legislativo.

En la Cámara de Diputados de nuestros días es necesario contar con ciertos mecanismos que permitan el gobierno y la conducción de una Asamblea numerosa. Además, se prevén los canales para fortalecer el trabajo de los diputados de manera individual, dentro de los pilares del trabajo parlamentario: las comisiones legislativas.

Este proyecto deberá pasar por el procedimiento dispuesto en el artículo 72 constitucional para tener la validez necesaria y poder ejecutar los mecanismos de vinculación a terceros que se prevén. Adicionalmente, el Reglamento estará comprendido dentro de los actos que el Congreso realiza y que el Poder Ejecutivo no puede vetar.

En suma, este proyecto de reglamento presenta 137 artículos, divididos en numerales y organizados en trece capítulos de la siguiente manera.

CONTENIDO DEL REGLAMENTO INTERIOR Y DE DEBATES
DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS

Capítulo I: Disposiciones Generales.

Comprende un solo artículo, el primero, relativo al objetivo, alcance, y vinculación jurídica del Reglamento con otros ordenamientos; también contiene conceptualizaciones básicas y el procedimiento para sus posibles reformas o adiciones.

Es de destacar el proceso legislativo que el Reglamento establece para sus reformas o adiciones, ya que siendo un ordenamiento de la Cámara de Diputados es necesario que pase por el proceso legislativo que establece el artículo 72 constitucional para que éstas tengan certeza jurídica y vinculación a terceros por ser decretos del Congreso General.

Capítulo II: De la Mesa Directiva de la Cámara.

Comprende del artículo 2 al 6 y en términos generales precisa la estructura y funcionamiento que para este órgano dispone en su Título II la Ley Orgánica del Congreso General. Lo que es de resaltar es que se establecen los mecanismos para garantizar que tanto el Presidente como los demás miembros de la Mesa Directiva cumplan y hagan cumplir las disposiciones relativas a la Cámara de Diputados.

Ejemplo de esto es el mecanismo que se dispone en el artículo 3° para que el Presidente de la Cámara en todo momento sujete sus resoluciones y trámites al voto de la Cámara, el que será consultado cuando al menos cinco miembros de la Cámara o todo un grupo parlamentario no esté de acuerdo con lo que dicte la presidencia. En ese momento después de una breve discusión se votará a favor o en contra de la resolución o trámite de la presidencia y en su caso el trámite dictado.

Así mismo en este capítulo se redefinen y actualizan las obligaciones de los miembros de la Mesa Directiva para establecer una congruencia con lo dispuesto por la Constitución y la Ley Orgánica del Congreso.

Un aspecto fundamental de esta propuesta y que se deriva de la experiencia en las últimas legislaturas, es establecer la responsabilidad de los Secretarios ante la Asamblea cuando no cumplan o no hagan cumplir la normatividad que atañe o que rige a nuestra Cámara, en cuyo caso serán removidos y sustituidos previa discusión y votación.

Capítulo III: De las Sesiones.

La dinámica de la Cámara de Diputados de los últimos quince años ha diferido mucho de las disposiciones relativas a las sesiones, por ello se proponen normas adecuadas y congruentes con el funcionamiento actual.

Este capítulo comprende los artículos 7 al 23 y define el número, tipo y características de las sesiones que puede celebrar la Cámara para el despacho de sus atribuciones constitucionales y legales.

En esta propuesta se distinguen cinco tipos de sesiones: las ordinarias, las extraordinarias, las permanentes, las solemnes –todas éstas de carácter público–, y por último las sesiones secretas. Las ordinarias son aquellas que se realizan dentro de los periodos regulares de sesiones del Congreso; las extraordinarias son aquellas que se celebran fuera de los periodos constitucionales; las permanentes son aquellas, ya sea ordinarias o extraordinarias que por acuerdo de los miembros de la Cámara tomen este carácter a fin de desahogar un asunto determinado, las sesiones solemnes son las que la Cámara realice con fin protocolario que así lo amerite, y por último las sesiones secretas son las que se realizan en los casos de juicio político, declaración de procedencia o los que la Cámara califique de seguridad nacional.

En una situación regular, es decir en los periodos ordinarios de sesiones, la Cámara debe sesionar los días martes y jueves de cada semana, a partir de las diez horas, con una duración de cinco horas. Los viernes de cada semana durante los periodos de sesiones la Mesa Directiva deberá preparar el orden del día básico de la semana siguiente, de acuerdo con el programa que previamente acuerde el órgano encargado de la programación legislativa.

El resto de las sesiones se celebrarán de acuerdo con las modalidades que en su caso establezcan la Junta de Coordinación Política, la Mesa Directiva o el órgano encargado de la programación legislativa.

Un avance importante en este proyecto es la inclusión de un apartado de disciplina legislativa aplicada por el Pleno. En esta concepción, si en el transcurso de una sesión uno o más diputados incurrieran en faltas a la normatividad o provocaran desordenes en el transcurso de una sesión se podrá llamar al orden, llamar al orden con mención en el acta, censurar o incluso censurar con expulsión temporal a los diputados infractores. Dependiendo de la gravedad de la falta y si el Pleno lo aprueba un diputado infractor a la normatividad podrá ser privado durante un mes de una cuarta parte de la dieta que le corresponde o incluso ser expulsado temporalmente del salón de sesiones y privársele durante dos meses de la mitad de la dieta que le corresponda.

Capítulo IV: Del Orden del Día.

Este apartado es fundamental, ya que el orden del día es parte medular de los trabajos de la Asamblea, por ello esta iniciativa propone un listado amplio y detallado de los asuntos que pueden tratarse y el orden en que deberá hacerse.

Así el nuevo orden del día de las sesiones quedará conformado por diez puntos en los que se integran asuntos que en la normatividad vigente no están contemplados pero que son cotidianos en nuestros trabajos.

Una disposición fundamental de los seis artículos que componen este capítulo es la que define que el orden del día deberá publicarse al menos dieciocho horas antes a la hora de inicio de la sesión, y establecer claramente los puntos que requieran votación. Solamente a propuesta de la Junta de Coordinación Política y con la aprobación del Pleno se incluirá de manera extraordinaria un punto no contenido en el orden del día publicado.

Es también de destacar la disposición que refiere a la publicación en la Gaceta Parlamentaria de los dictámenes de comisión a más tardar 48 horas antes de que sean puestos a discusión y votación

Capítulo V: De las Iniciativas y los Proyectos que se Presentan a la Cámara.

En este capítulo se redefine y reglamenta lo concerniente a los artículos 71, 77 y 122 constitucionales para dejar perfectamente claros cuáles son los asuntos que se presentan a la Cámara y quienes son los agentes que pueden hacerlo. Asimismo se opera un mecanismo constitucional que por décadas se había mantenido latente y que en una Cámara tan compleja como la que se tiene en nuestros días es necesario operar.

Se trata de la disposición del segundo párrafo del artículo 71 de la Constitución que establece que las iniciativas que presentan los diputados se sujetarán a los trámites que designe el Reglamento de Debates. Por ello esta propuesta considera que en una Asamblea de 500 integrantes, sin coartar el derecho de iniciativa, se conciben tres opciones de mecanismo que permitan a las iniciativas de este cuerpo colegiado llegar a su presentación con un cierto grado de acuerdo y análisis; las iniciativas de los diputados deberán cubrir alguno de los siguientes requisitos: presentarse a nombre de todo un grupo parlamentario, presentarse por un grupo de al menos cinco diputados pertenecientes a por lo menos dos partidos políticos diferentes, o presentarse por el total de los diputados de una misma entidad federativa.

La intención de este proyecto es dar mayor claridad a los requisitos que debe cubrir la presentación de iniciativas. Por otro lado, se define y se desarrolla claramente aquellos proyectos que se presenten a la consideración de la Cámara y que no constituyen una iniciativa de ley o decreto, es el caso de: los acuerdos parlamentarios, las proposiciones con punto de acuerdo y las iniciativas protocolarias.

Cabe agregar que esta propuesta incorpora la inquietud de muchos diputados de acotar el mecanismo de la urgente resolución, la que deberá cumplir con ciertos requisitos, el primero de ellos que la petición para este trámite sea presentada a nombre de por lo menos cinco diputados o todo un grupo parlamentario, que se motive por escrito que el asunto es de seguridad nacional o que el apremio de los tiempos para dar solución a un asunto es menor a cinco días y que así sea considerado por el voto de las dos terceras partes de los miembros presentes de la Cámara.

Capítulo VI: De las Comisiones y Comités.

Este apartado, que ha sido organizado en dos secciones y comprende del artículo 39 al 65, es pilar en esta nueva propuesta de Reglamento ya que es en las comisiones donde se genera el trabajo sustantivo de la Cámara, por ello precisar y abundar en los trámites de éstas habrá de redundar en el trabajo general de la Asamblea.

La primera de las secciones se refiere a la naturaleza y al funcionamiento de las comisiones y comités y tiene plena correspondencia a lo que en este aspecto dispone la Ley Orgánica del Congreso, además de incorporar cuestiones de práctica parlamentaria que se hallaban dispersas en la memoria legislativa.

En esta misma sección se reglamenta con precisión un mecanismo que con frecuencia se utiliza en nuestra Cámara que es el de las denominadas comisiones unidas, aquí se dispone la responsabilidad de las mismas y el proceso que deberán seguir en el examen de los asuntos que les son turnados.

La iniciativa se enriqueció de otras propuestas y del debate generado por estas en cuanto al plazo con el que cuentan las comisiones para presentar dictámenes de los asuntos que les son turnados por el Pleno y los requisitos que deben de cumplir. Las comisiones deberán presentar su dictamen en un plazo de treinta días, asimismo se contemplan los siguientes eventos: la publicación de los dictámenes, resoluciones, opiniones o acuerdos que se presenten para su discusión, deberá hacerse cuando menos 72 horas antes, el posible empate en comisiones, los requisitos que debe cumplir el voto particular, la solicitud de ampliación del plazo para dictaminar, la solicitud de información o de comparecencia de algún funcionario del Poder Ejecutivo y las sanciones al incumplimiento de ésta; sesiones de comisión, quórum y, en su caso, segunda convocatoria.

Dos mecanismos que merecen mención aparte son: la definición y reglamentación de la denominada conferencia de comisiones entre ambas Cámaras y la constitución de subcomisiones en el seno de las comisiones de la Cámara.

La segunda sección de este capítulo reglamenta el funcionamiento de las mesas directivas de las comisiones y comités de la Cámara, ya que se considera de suma importancia el papel que éstas juegan en el procedimiento legislativo,

En este apartado se define que las mesas directivas están conformadas por el presidente y los secretarios de cada comisión de la Cámara, se establecen las atribuciones de éstas, de los presidentes y los secretarios así como sus obligaciones, se detallan las convocatorias, actas, programas e informes que las comisiones elaboran así como los apoyos con los que cuentan.

Capítulo VII: De las Discusiones.

Por su importancia este capítulo consta de un gran número de artículos, del 66 al 94, los cuales retoman la centenaria tradición de los reglamentos del Congreso, pero incorporan modalidades vistas a partir de la LV Legislatura y que fueron plasmadas en la LVII Legislatura en el Acuerdo Parlamentario Relativo a las Sesiones y Discusiones.

En este apartado se detallan la discusión de dictámenes, ya sea en lo general o en lo particular; de dictámenes con proyecto de reforma o adición a la Constitución; el desahogo de votos particulares, así como las intervenciones para rectificar hechos o responder alusiones personales.

Estas últimas modalidades del debate: alusiones personales y rectificación de hechos han representado puntos de tensión en la conducción de las sesiones por lo que este proyecto de reglamento las redefine y circunscribe en el espacio que les corresponde.

Asimismo se establecen los casos de excepción en las discusiones, como son la dispensa de trámites y sus modalidades, los debates pactados, los casos en los que la discusión se suspende, dentro de los cuales destaca la moción suspensiva.

Especial hincapié merece la normatividad relativa a la comparecencia de funcionarios del Poder Ejecutivo ante la Cámara de Diputados, las formalidades que tanto aquéllos como los miembros de la Cámara deben cumplir y las sanciones a que pueden hacerse merecedores los funcionarios que violenten la normatividad del Poder Legislativo.

Capítulo VIII: De la Revisión de las Iniciativas de Ley o de Decreto.

Este apartado se avoca a definir el papel de la Cámara en el procedimiento constitucional de la formación de las leyes que marca el artículo 72, por ello se establecen la dirección y el sentido de las relaciones entre la Cámara de Diputados, la Cámara de Senadores y el Poder Ejecutivo como parte del sistema de formación normativa.

Capítulo IX: De las Votaciones.

Este capítulo que consta de 12 artículos retoma en gran parte la experiencia del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General, pero la amplía partiendo de las recientes experiencias de la Cámara.

Este apartado tiene como innovación el incorporar de manera formal el sistema electrónico de control de asistencia y votación, redefine las tres clases de votaciones: nominales, económicas y por cédula y profundiza en los casos de duda o empate estableciendo mecanismos para solucionarlo. Asimismo define cuáles son los tipos de mayoría y cómo se constituyen.

Capítulo X: De la Formula para la Expedición de las Leyes.

En los artículos 114 al 117 de este proyecto se define claramente la formula que la Cámara de Diputados, tanto como integrante del Congreso General como en uso de facultades exclusivas, debe de seguir para la expedición de las leyes, decretos, acuerdos o cualquier otra resolución que ésta apruebe.

El Capítulo X se limita a definir y aclarar lo que la Constitución Política y la Ley Orgánica del Congreso, establecen para la Cámara baja al expedir un nuevo ordenamiento o reformar uno ya existente.

Capítulo XI: De la Gaceta Parlamentaria y los Servicios de Información en Internet.

Un servicio que ha demostrado a lo largo de los recientes años su utilidad y eficacia es la Gaceta Parlamentaria, órgano informativo que permite a los miembros de la Cámara compartir información sobre las diversas tareas de la Asamblea, las comisiones y comités, los órganos de gobierno y demás estructuras camarales.

De tal manera que éste proyecto lleva a la formalidad de un ordenamiento legal de gran alcance la existencia de la Gaceta Parlamentaria y define claramente su naturaleza y sus funciones como órgano informativo de la Cámara de Diputados.

Por la relación que los servicios de información en internet guardan con la Gaceta Parlamentaria, y la gran utilidad y relevancia que éstos han adquirido en todos los ámbitos de la sociedad se incorporan en este mismo apartado para definir su alcance y funciones en el trabajo legislativo como herramienta útil y eficiente en la sistematización y distribución de la información.

Capítulo XII: De la Conformación de la Memoria Documental.

Tomado de la experiencia de los Acuerdos Parlamentarios de la LVII Legislatura, en este Reglamento se incorpora un apartado relativo a la memoria documental de la Cámara de Diputados con el objeto de institucionalizar la práctica del almacenamiento y sistematización de la información que se genera en el transcurso de las tareas legislativas.

Es así que se encomienda a la Biblioteca de la Cámara y a un sistema de información especializado la integración de la información que generan las comisiones, comités, órganos de gobierno, grupos parlamentarios, así como las iniciativas presentadas a la Cámara y demás publicaciones impresas, magnéticas o digitales que se produzcan para dejar constancia histórica en un acervo documental ordenado y de fácil consulta.

Capítulo XIII: Del Salón de Sesiones, las Galerías y el Recinto Parlamentario.

Este último capítulo que va del artículo 125 al 137 es de vital importancia y define una serie de aspectos que quedan vagamente enunciados en el texto constitucional y en la Ley Orgánica del Congreso.

De esta manera, aquí se pretende reglamentar la naturaleza, funciones, servicios y usos que debe tener el Recinto Parlamentario y sus interiores, haciendo especial énfasis en el salón de sesiones del Pleno de la Cámara de Diputados.

El uso del salón de sesiones es un tema que tomo relevancia en la presente Legislatura, y por ello esta iniciativa se enriquece del debate que al respecto se ha dado y define claramente quienes pueden hacer uso del salón de sesiones y de su tribuna, así como las circunstancias en las que esto puede modificarse.

Régimen Transitorio.

El proyecto contiene ocho artículos transitorios en los que se contempla la entrada en vigor del Reglamento, la derogación del Reglamento para el Gobierno Interior en todo lo relativo a la Cámara de Diputados, así como la abrogación de los cuatro acuerdos parlamentarios de la Cámara baja elaborados por la LVII Legislatura y el acuerdo parlamentario elaborado por la presente Legislatura.

Por último se prevé que en tanto el Congreso expide las normas relativas, las sesiones de Congreso y Comisión Permanente se regirán conforme al Reglamento para el Gobierno Interior de 1934. Respecto a las sesiones del Senado de la República, se tiene una postura respetuosa de lo que la colegisladora decida hacer.

Por lo anteriormente expuesto y fundado, se somete a la consideración de esta Cámara de Diputados del Congreso General la siguiente Iniciativa con proyecto de Decreto por el que se expide el:

Reglamento Interior y de Debates de la Cámara de Diputados

CAPÍTULO I
DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 1º.

1. El presente Reglamento tiene por objeto normar los debates, formas y procedimientos internos de la Cámara de Diputados del Congreso General y sus órganos, de acuerdo con lo que establece la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Ley Orgánica del Congreso General y demás ordenamientos relativos a la Cámara de Diputados.

2. Para los efectos del presente Reglamento se entenderá por:

a) Constitución: Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos;

b) Ley: Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos;

c) Cámara: Cámara de Diputados del Congreso General;

d) Presidente: Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados; y

f) Secretaría o Secretario(s): Secretaría o Secretario(s) de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

3. Para reformar, adicionar, o derogar las disposiciones de este Reglamento será necesario que los miembros de la Cámara presente iniciativa al respecto, que sea dictaminada conforme lo establecen la Constitución, la Ley y el propio Reglamento y que el dictamen sea aprobado por la mayoría del total de los miembros que integran ambas Cámaras.

CAPÍTULO II
DE LA MESA DIRECTIVA DE LA CÁMARA

Artículo 2º.

1. La Mesa Directiva de la Cámara es el órgano de conducción de las sesiones y garantiza que en los trabajos legislativos prevalezca lo dispuesto en la Constitución, la Ley y el presente Reglamento, así como las demás disposiciones relativas.

2. La Mesa Directiva se integra por siete miembros de la Cámara, electos por el voto de las dos terceras partes de los diputados presentes, durará en sus funciones un año y sus integrantes podrán ser reelectos.

3. Para el desempeño de sus funciones la Mesa Directiva cuenta con un presidente, que a su vez lo será de la Cámara de Diputados, tres vicepresidentes y tres secretarios.

4. La elección de la Mesa Directiva se hará de acuerdo a lo que dispone la Ley Orgánica del Congreso General en sus artículos 17 y 18.

Artículo 3º.

1. El Presidente coordina las reuniones de Mesa Directiva, dirige las sesiones de la Cámara y tiene todas las atribuciones que le otorga la Ley y este Reglamento.

2. El Presidente, en sus resoluciones y trámites, estará subordinado al voto de la Cámara.

3. Este voto será consultado cuando por lo menos cinco miembros de la Cámara o un grupo parlamentario reclamen la resolución o trámite que el Presidente dicte, previa discusión en que podrán hablar dos individuos en pro y dos en contra hasta por cinco minutos cada uno, lo cual se podrá hacer siempre que no haya mediado votación en el mismo asunto.

4. Si la Asamblea aprueba en votación nominal esta moción, el trámite o resolución será rectificado de acuerdo con lo planteado por los autores de dicha moción.

Artículo 4º.

1. Cuando el Presidente deba tomar la palabra en el ejercicio de las funciones que este Reglamento le señala, permanecerá sentado; mas si quisiese tomar parte en la discusión de algún negocio, pedirá en voz alta la palabra y usará de ella conforme a las reglas prescritas para los demás miembros de la Cámara. Entre tanto, ejercerá sus funciones un Vicepresidente.

Artículo 5º.

1. Son obligaciones del Presidente:

I. Abrir y cerrar las sesiones a las horas señaladas por este Reglamento;

II. Cuidar de que los miembros de la Cámara como los espectadores, guarden orden y silencio;

III. Dar curso reglamentario a los negocios y dictar los trámites que deban recaer en los asuntos con que se dé cuenta a la Cámara;

IV. Determinar qué asuntos deben ponerse a discusión, prefiriendo los de interés general; a no ser que, por moción que hiciere algún individuo de la Cámara, acuerde ésta en votación económica dar la preferencia a otro negocio;

V. Conceder la palabra, alternativamente, en contra y en pro, a los miembros de la Cámara, en el turno en que la pidieren;

VI. Dictar todos los trámites que exija el orden de la discusión de los negocios;

VII. Declarar, después de tomadas las votaciones por conducto de uno de los Secretarios, aprobadas o desechadas las mociones o proposiciones a que éstas se refieran;

VIII. Llamar al orden, por sí o por solicitud de algún individuo de la Cámara, al diputado que faltare a éste, así como proponer al Pleno la censura de aquel miembro de la Cámara que en los términos del artículo 22 del Reglamento así lo amerite;

IX. Firmar las actas de las sesiones luego que estén aprobadas, así como también las leyes que pasen a la Cámara de Senadores y las que se comuniquen al Ejecutivo para su publicación;

X. Nombrar las Comisiones cuyo objeto sea protocolario o ceremonial;

XI. Dar aviso, por conducto de los Secretarios, al principio de cada sesión, de los asuntos que se van a tratar en la misma y al final de ella el Orden del Día de la sesión inmediata; y ordenar que la Secretaría dé el mismo aviso a los otros Poderes y a sus respectivas dependencias, cuando se vaya a tratar algún asunto que sea de su competencia. Bajo ningún concepto se podrá levantar una sesión sin antes haberse dado a conocer al Pleno el Orden del Día para la siguiente sesión, salvo el caso a que se refiere el artículo 84;

XII. Firmar, en unión de los Diputados Secretarios, los nombramientos o remociones de los empleados de las secretarías de los servicios parlamentario y administrativo y financiero que haya acordado la Cámara, conforme a la fracción III del artículo 77 constitucional;

XIII. Firmar los nombramientos o remociones que haga la Cámara de Diputados de los empleados de la Entidad de fiscalización superior de la Federación a que se refiere al artículo 79 constitucional;

XIV. Citar a sesiones extraordinarias, de acuerdo con lo que establece el artículo 67 constitucional y la correspondiente convocatoria de la Comisión Permanente;

XV. Declarar la falta de quórum, ya sea por que es visible o por que algún miembro de la Cámara lo reclamare. En ambos casos se hará que la Secretaría pase lista mediante el sistema electrónico de control de asistencia y votación para confirmar el hecho, en caso de confirmarse la falta se levantará la sesión;

XVI. Excitar a cualquiera de las comisiones a nombre de la Cámara, a que presenten dictamen si han transcurrido treinta días desde la fecha en que fue turnado el asunto; si pasados los treinta días no ha sido elaborado dictamen sobre el particular, la Presidencia definirá un plazo perentorio a la comisión, siempre y cuando la Cámara se encuentre en sesiones. Cumplido ese emplazamiento la Presidencia podrá turnar el asunto a otra comisión afín de la Cámara para que presente el dictamen en un término menor a veinte días;

XVII. Obligar a los diputados ausentes a concurrir a las sesiones, por los medios que juzgue más convenientes, en los casos en que se trate de asuntos de interés nacional; y

XVIII. Las demás que le confieren la Constitución, la Ley, este Reglamento y demás disposiciones relativas.

2. Cuando el Presidente no observase las prescripciones de la Constitución, la Ley y de este Reglamento, será reemplazado por el Vicepresidente o por el que hiciere sus veces; pero para esto se requiere que por lo menos, cinco de los miembros presentes de la Cámara de al menos dos grupos parlamentarios, presente moción, y que ésta después de sometida a discusión, en que podrán hacer uso de la palabra hasta dos individuos en pro y dos en contra hasta por diez minutos cada uno, sea aprobada en votación nominal por dos terceras partes de los diputados presentes.

Artículo 6º.

1. Son obligaciones de los Secretarios:

I. Pasar lista mediante el sistema electrónico de control de asistencia y votación a los diputados a fin de formar el registro de asistencia. En caso de que el sistema electrónico no funcione se dispondrá a la entrada del salón un libro de asistencia para que los diputados lo firmen;

II. Cuidar de que las actas de las sesiones queden escritas y firmadas en el libro correspondiente al día siguiente de haber sido aprobadas;

III. Extender las actas de las sesiones conforme al numeral 2 de este artículo, firmarlas después de aprobadas y consignarlas bajo su firma en el libro respectivo.

IV. Firmar las leyes, acuerdos y demás disposiciones y documentos que expida la Cámara y el Congreso;

V. Supervisar la publicación oportuna de la Gaceta Parlamentaria, con las iniciativas, proposiciones y dictámenes de las comisiones que se vayan a discutir, o en su defecto, que se impriman y circulen con toda oportunidad entre los diputados, debiendo remitirse, además, al Ejecutivo;

VI. Presentar a la Cámara, con el apoyo de la Secretaría de Servicios Parlamentarios, en la primera sesión de cada periodo, un estado que exprese el número y asunto de los expedientes que se hubieren pasado a las Comisiones, el de los que hayan sido despachados y el de aquellos que queden en poder de las Comisiones;

VII. Recoger las votaciones de los diputados;

VIII. Dar cuenta, previo acuerdo del Presidente de la Cámara, con los asuntos en cartera, en el orden que prescribe este Reglamento;

IX. Asentar y firmar en todos los expedientes, los trámites que se les dieren y las resoluciones que sobre ellos se tomaren, expresando la fecha de cada uno y cuidando de que no se alteren ni enmienden las iniciativas de ley o decreto y los proyectos una vez entregados a la Secretaría;

X. Llevar un libro en el que se asienten, por orden cronológico y a la letra, las leyes y decretos que expida el Congreso y los decretos, acuerdos y resoluciones de la Cámara, debiendo ser autorizadas por el Presidente y un Secretario de la propia Cámara;

XI. Firmar, en unión del Presidente, los nombramientos o las remociones de los empleados que haya acordado la Cámara, conforme a la fracción III del artículo 77 constitucional y los nombramientos o remociones que la misma haga de los empleados de la Entidad de fiscalización superior de la Federación;

XII. Inspeccionar y vigilar en el transcurso de las sesiones el trabajo que realizan las secretarías de servicios y sus respectivas direcciones, así como a las direcciones de los demás órganos administrativos con que cuente la Cámara, y

XIII. Cuidar de la impresión y distribución del Diario de los Debates.

2. Las actas de cada sesión contendrán el nombre del individuo que la presida, la hora de apertura y clausura, las observaciones, correcciones y aprobación del acta anterior, una relación nominal de los diputados presentes y de los ausentes, con permiso o sin él, así como una relación sucinta, ordenada y clara de cuanto se tratare y resolviere en las sesiones, expresando nominalmente las personas que hayan hablado en pro y en contra y evitando toda calificación de los discursos o exposiciones y proyectos de ley. Al margen de las actas se anotarán los asuntos de que traten;

3. Cuando los Secretarios o alguno de ellos no observase las prescripciones de la Constitución, de la Ley y de este Reglamento, serán o será reemplazado por los o el miembro de la Cámara que el Pleno decida de conformidad con las disposiciones aplicables, pero para esto se requiere que por lo menos, cinco de los miembros presentes de la Cámara o un grupo parlamentario, presente moción, y que ésta después de sometida a discusión, en que podrán hacer uso de la palabra hasta dos individuos en pro y dos en contra hasta por diez minutos cada uno, sea aprobada en votación nominal por dos terceras partes de los diputados presentes.

CAPITULO III
DE LAS SESIONES

Artículo 7º.

1. Las sesiones de la Cámara serán públicas y tendrán el carácter de: ordinarias, extraordinarias, permanentes o solemnes, excepto las sesiones a que se refiere el numeral 6 de este artículo.

2. La Cámara no podrá suspender sus sesiones ordinarias por más de seis días, sin consentimiento de la Cámara de Senadores.

3. Serán ordinarias las sesiones que se celebren durante los días naturales de los periodos constitucionales.

4. Serán extraordinarias las que se celebren fuera de los periodos constitucionales.

5. Serán permanentes las que se celebren con este carácter, por acuerdo expreso de los miembros de la Cámara en el desarrollo de ésta y a efecto de tratar un asunto determinado.

6. En los casos de juicio político, declaración de procedencia, y en los que la propia Cámara califique de seguridad nacional mediante el voto de las dos terceras partes de los individuos que la integran, las sesiones serán secretas.

7. Serán solemnes las sesiones que la Cámara celebre para reconocer públicamente a personas o instituciones, o conmemorar algún evento que así lo amerite. Dichas sesiones culminarán una vez consumado el objeto de su invitación.

8. La celebración de sesiones solemnes de la Cámara deberá ser acordada por la Junta de Coordinación Política, quien informará a la Mesa Directiva para que ésta realice la invitación y los preparativos conducentes.

Artículo 8º.

1. La Cámara sesionará los martes y jueves de cada semana durante el periodo ordinario. Cuando lo acuerde el órgano encargado de la programación legislativa, podrán realizarse sesiones en días diferentes a los señalados, en razón de la importancia y número de los dictámenes legislativos y los requerimientos integrales del proceso legislativo.

2. La Mesa Directiva prepararán los viernes de cada semana durante el periodo de sesiones el Orden del Día básico de cada una de las sesiones de la siguiente semana.

3. Durante los periodos extraordinarios de sesiones, que consten de más de una sesión, el órgano encargado de la programación legislativa definirá los días y horas en los que la Cámara habrá de sesionar.

Artículo 9º.

1. Las sesiones de la Cámara iniciarán a las diez horas y tendrán una duración de cinco horas. El Presidente de la Mesa Directiva podrá prorrogarla, previa consulta al Pleno, a fin de concluir la discusión en curso o el orden del día. En caso de no haberse iniciado la discusión en lo particular de un asunto, ésta podrá realizarse en la siguiente sesión.

2. Cuando las circunstancias así lo ameriten, el órgano encargado de la programación legislativa podrá acordar la celebración de una sesión con mayor duración que la señalada en este artículo.

Artículo 10.

1. En caso de sesiones previstas para desahogar las comparecencias de servidores públicos a que se refieren la fracción IV del artículo 74 y el párrafo segundo del artículo 93 constitucionales, el órgano encargado de la programación legislativa acordará lo relativo a la duración de las sesiones y el formato de las mismas.

Artículo 11.

1. Los asuntos listados en el presente artículo se presentarán en la sesión que previamente acuerde el órgano encargado de la programación legislativa.

I. Las acusaciones que se hagan contra los miembros de las Cámaras, el Presidente de la República, los Secretarios de Despacho, los Gobernadores de los estados, el Jefe de Gobierno del Distrito Federal o los Ministros de la Suprema Corte de Justicia;

II. Los oficios que con la nota de "reservados" dirijan la otra Cámara, el Ejecutivo, los Gobernadores o las Legislaturas de los estados;

III. Los asuntos puramente económicos de la Cámara; y

IV. En general todos los demás que el Presidente considere que deben tratarse en reserva.

Artículo 12.

en su caso el Congreso General, tendrá sesiones extraordinarias cada vez que la Comisión Permanente por sí o a propuesta del Ejecutivo las convoquen y no podrán ocuparse más que de los asuntos que establezca la convocatoria respectiva.

Artículo 13.

1. Cuando se trate de renuncia, licencia o falta absoluta del Presidente de la República, estando el Congreso en sesiones, las Cámaras deberán reunirse en el sala de sesiones de la de Diputados, a las nueve de la mañana del día siguiente a aquél en que se reciba la solicitud de renuncia o la nota de licencia o haya ocurrido la falta, aun cuando ese día sea feriado. La reunión de ambas Cámaras en sesión de Congreso General para los efectos de los citados artículos 84, 85 y 86 de la Constitución, se verificará sin necesidad de convocatoria alguna y la sesión será dirigida por la Mesa de la Cámara de Diputados. El orden del día de esta sesión sólo podrá contener el punto relativo al presente artículo del Reglamento.

2. Si por falta de quórum o por cualquiera otra causa no pudiere verificarse esta sesión extraordinaria, el Presidente de la Cámara tendrá facultades amplias para obligar a los ausentes, por los medios que juzgue más convenientes, para concurrir a la sesión.

Artículo 14.

1. En todos los demás casos las sesiones extraordinarias serán convocadas por el Presidente de la Cámara, según lo previsto en la fracción XIV del artículo 5° de este reglamento.

2. En las sesiones extraordinarias el Presidente de la Cámara, después de abrirlas, explicará a propuesta de quién han sido convocadas y el objeto de las mismas.

Artículo 15.

1. Cuando la Cámara de Diputados, se reúna en sesiones extraordinarias, se ocupará exclusivamente del objeto u objetos designados en la convocatoria y si no los hubiere desahogado el día en que deban abrirse las sesiones ordinarias cerrará aquéllas dejando los puntos pendientes para ser tratados en éstas.

Artículo 16.

1. La Cámara podrá, por mayoría de votos de sus miembros presentes, constituirse en sesión permanente para tratar los asuntos a que se refiera el acuerdo relativo.

2. Durante la sesión permanente no podrá darse cuenta con ningún otro asunto que no esté comprendido en este acuerdo y si ocurriere alguno con el carácter de urgente, el Presidente convocará a sesión extraordinaria, si fuere oportuno, o consultará el voto de la Cámara para tratarlo desde luego en la sesión permanente.

Artículo 17.

1. Resuelto el asunto o asuntos de que se hubiere ocupado la sesión permanente, se leerá, discutirá y aprobará el acta de la misma, podrá darse por terminada la sesión permanente cuando así lo acordase la Cámara.

Artículo 18.

1. Veinte minutos antes del inicio de las sesiones la Secretaría ordenará hacer avisos en todo el edificio de la Cámara para que los diputados pasen al salón a registrar su asistencia.

2. Los mismos avisos se harán diez minutos antes de reanudar una sesión que se ha suspendido y antes de efectuar una votación nominal o por cédula.

3. Las secretarías de servicios de la Cámara velarán porque dichos avisos sean registrados en todas las oficinas, estancias, salones, pasillos y demás áreas del edificio.

Artículo 19.

1. Los individuos de la Cámara asistirán a todas las sesiones desde el principio hasta el fin de éstas, tomarán asiento según lo acordado por la Junta de Coordinación Política, y se presentarán con la decencia que exigen las altas funciones de que están encargados.

2. En las sesiones de apertura de los periodos constitucionales, en las sesiones solemnes de la Cámara y del Congreso, y en la protesta del Presidente de la República, los diputados asistirán vestidos con traje de calle oscuro, de preferencia color negro.

3. Se considerará ausente de una sesión al miembro de la Cámara que no esté presente al pasarse lista; si después de ella hubiere alguna votación nominal y no se encontrare presente, también se considerará como faltante. De igual manera se considerará ausente en caso de falta de quórum al pasarse la lista correspondiente.

Artículo 20.

1. El diputado que por indisposición u otro grave motivo no pudiere asistir a las sesiones o continuar en ellas, lo avisará al Presidente por medio de un oficio o de palabra; pero si la ausencia durase más de cinco días lo participará a la Cámara para obtener la licencia necesaria.

2. Sólo se concederán licencias por causas graves o suficientemente justificadas a criterio de la Mesa Directiva y cuando más a la cuarta parte de la totalidad de los miembros que componen la Cámara.

3. No podrán concederse licencias, con goce de dietas, salvo el caso de enfermedad comprobada a criterio de la Mesa Directiva.

4. Cuando un miembro de la Cámara deje de asistir a las sesiones durante seis días consecutivos, sin causa justificada, los Secretarios harán que se publique el nombre del faltista en el Diario Oficial de la Federación y en la Gaceta Parlamentaria, y esta publicación seguirá haciéndose mientras continuare la falta.

Artículo 21.

1. Por incurrir en faltas a la Constitución, la Ley o al Reglamento, alterar el orden de la sesión, faltar al respeto de algún miembro de la Cámara y provocar o participar en disputas o altercados, los miembros de la Cámara podrán hacerse acreedores a las siguientes sanciones:

a) La llamada al orden;

b) La llamada al orden con mención en el acta;

c) La censura, y

d) La censura con expulsión temporal.

Artículo 22.

1. Solo el Presidente de la Cámara podrá llamar al orden y se aplicará esta sanción a todo orador que lo perturbe. Ningún diputado, que no estando autorizado a hablar, haya sido llamado al orden podrá obtener la palabra para justificarse hasta que finalice la sesión, a menos que el Presidente acuerde otra cosa.

2. Será llamado al orden con mención en el acta todo diputado que en la misma sesión ya hubiere sido llamado al orden. Asimismo, será llamado al orden con mención en el acta, todo diputado que haya dirigido a uno o más de sus colegas injurias, provocaciones o amenazas. Esta sanción llevará aparejada la privación, durante un mes, de una cuarta parte de la dieta correspondiente a los diputados.

3. La censura se decretará contra todo diputado que, tras una llamada con mención en el acta, no haya acatado el llamado del Presidente o que haya provocado una alteración de orden en el Pleno. Esta sanción llevará aparejada la privación, durante un mes, de la mitad de la dieta correspondiente a los diputados.

4. Se decretará la censura con expulsión temporal del salón de sesiones contra todo diputado que se haya resistido a la censura simple o que haya sido sometido a ella dos veces; que haya recurrido a la violencia en sesión; que sea culpable de ultrajes contra la Cámara o su Presidente; que sea culpable de injurias, provocaciones o amenazas contra el Presidente de la República, los Secretarios de Estado, los Magistrados de la Suprema Corte de Justicia, o los Senadores de la República. La censura con expulsión temporal llevará aparejada la prohibición de participar en los trabajos de la Cámara y de volver a presentarse en el Recinto Parlamentario hasta que expire el octavo día de sesión siguiente a aquel en que se hubiere dictado la medida. En caso de negativa del diputado de atender al requerimiento de abandonar la Cámara en Pleno que le haya hecho el Presidente, se suspenderá la sesión. En este caso y asimismo en el caso de que se aplique la censura con expulsión temporal por segunda ocasión a un diputado, la expulsión se extenderá a dieciséis días de sesión. Esta sanción llevará aparejada la privación, durante dos meses, de la mitad de la dieta correspondiente a los diputados.

8. La censura simple y la censura con expulsión temporal se decretarán por el Pleno, por mayoría simple de los presentes en votación económica y sin debate alguno, a propuesta del Presidente. Tendrá en todo caso derecho a ser oído o a que se oiga a uno de sus colegas en su nombre el diputado contra quien se solicitare una de estas dos sanciones disciplinarias.

Artículo 23.

1. Los Secretarios de Estado, los Jefes de los Departamentos Administrativos, los Directores y Administradores de los Organismos Descentralizados Federales o de las Empresas de Participación Estatal Mayoritaria, asistirán a las sesiones siempre que fueren enviados por el Presidente de la República o llamados por acuerdo de la Cámara, en los términos que dispone la segunda parte del artículo 93 de la Constitución.

2. Cuando alguno de los funcionarios del Ejecutivo a que se refiere el numeral anterior sea llamado al mismo tiempo por ambas Cámaras, el Presidente de la República podrá acordar que concurra primero a la que sea más necesario o conveniente, y después a la otra.

3. Si el funcionario no acudiese a la cita de la Cámara, está podrá dirigirse oficialmente en queja al Presidente de la República. Si pasados tres días persistiese la negativa de comparecer se procederá inmediatamente a iniciar un juicio político contra el funcionario.

CAPITULO IV
DEL ORDEN DEL DIA

Artículo 24.

1. El orden del día de las sesiones de la Cámara será integrado por acuerdo de la Mesa Directiva con las solicitudes que oportunamente se reciban de las comisiones, los comités, los grupos parlamentarios y la Junta de Coordinación Política. El orden del día incluirá obligadamente los puntos relativos a las iniciativas de ley o decreto presentadas por quienes tienen ese derecho, en términos del artículo 71 de la Constitución y este Reglamento.

Artículo 25.

1. En las sesiones se dará cuenta con los negocios en el orden siguiente:

I. Acta de la sesión anterior para su aprobación;

II. Comunicaciones de la otra Cámara, del Ejecutivo Federal, de la Suprema Corte de Justicia, de las Legislaturas, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, de los Gobernadores de los estados y del Jefe de Gobierno del Distrito Federal;

III. Iniciativas del Ejecutivo, de la Cámara de Senadores, de las Legislaturas y de los individuos de la Cámara;

IV. Dictámenes que consulten proyectos de ley o decreto y que deben cumplir una lectura antes del día señalado para su discusión;

V. Dictámenes que consulten proyectos de decreto, acuerdo o resolución de la Cámara y que deben cumplir una lectura antes del día señalado para su discusión;

VI. Memoriales de los particulares;

VII. Dictámenes señalados para discutirse;

VIII. Minutas de ley o de decreto de la Cámara de Senadores;

IX. Puntos complementarios; y

X. Efemérides.

2. Si ocurriese discusión sobre alguno de los puntos del acta de la sesión anterior, ya sea por omisiones, alteraciones o solicitud de modificaciones, se deberán informar éstas a la Secretaría y, en su caso, podrán hacer uso de la palabra hasta dos individuos en pro y dos en contra, hasta por cinco minutos cada uno, después de lo cual se consultará la aprobación de la Cámara en votación económica.

3. Para la integración de los puntos complementarios referidos en la fracción IX se considerarán los proyectos que no constituyan iniciativa de ley o decreto; las declaraciones, denuncias, posiciones, opiniones, informes, solicitudes y peticiones que deseen realizar los miembros de la Cámara, atendiendo a la importancia cuantitativa de cada grupo parlamentario y al criterio de equidad.

4. La Mesa Directiva elaborará el calendario cívico anual de efemérides bajo criterios de racionalidad e interés general de la Cámara para efecto de agendar las conducentes.

Artículo 26.

1. La Mesa Directiva acordará la inclusión en el orden del día de los dictámenes señalados para discutirse, en alguna de las sesiones que se lleven a cabo dentro de los siete días hábiles siguientes a aquél en que se hayan recibido, con base en los trabajos que realicen conforme al numeral 2 del artículo 8º de este Reglamento.

Artículo 27.

1. Las solicitudes de inclusión de puntos en el orden del día se harán a la Mesa Directiva, señalando el grupo parlamentario, diputado o diputados que lo proponen, y reunir los siguientes requisitos:

a) Presentarse por escrito el día señalado por el numeral 2 del artículo 8º de este Reglamento o cuarenta y ocho horas antes del inicio de la sesión;

b) Contener información del asunto mediante una breve descripción;

c) Precisar, tratándose de proyectos que no sean iniciativas de ley o decreto, si se desea que se turne a Comisión o se pretende que se considere de urgente o de obvia resolución.

2. La Mesa Directiva resolverá favorablemente las solicitudes cuando se trate de asuntos de interés general y sean de la competencia de la Cámara o contribuyan al cumplimiento de los fines de la misma.

3. Los diputados que no formen parte de ningún grupo parlamentario podrán solicitar a la Mesa Directiva la inclusión de puntos en el orden del día, a efecto de presentar iniciativas, proyectos o tratar asuntos de interés general de acuerdo con lo establecido en este artículo, el numeral 2 del artículo 31 y el 33 de este Reglamento.

4. La Mesa Directiva podrá incluir puntos en el orden del día hasta antes de que se haya realizado su publicación.

Artículo 28.

1. El orden del día se publicará, por lo menos, con dieciocho horas de anticipación a la hora de inicio de la sesión y deberá diferenciar claramente los asuntos que requieran votación de aquellos meramente deliberativos o de información.

2. La publicación del orden del día también se hará en la Gaceta Parlamentaria el día que corresponda con la documentación necesaria de los puntos a tratar, para que los diputados cuenten con información suficiente y oportuna.

Artículo 29.

1. Los dictámenes de comisión, sin excepción, deberán publicarse en la Gaceta Parlamentaria a más tardar cuarenta y ocho horas antes del inicio de la sesión en que serán puestos a discusión y votación.

Artículo 30.

1. Solamente a propuesta de la Junta de Coordinación Política y con la aprobación del Pleno, calificándolo de urgente, se incluirá de manera extraordinaria un punto no contenido en el orden del día publicado.

CAPITULO V
DE LAS INICIATIVAS Y LOS PROYECTOS
QUE SE PRESENTAN A LA CÁMARA

Artículo 31.

1. El derecho de iniciar leyes o decretos, de acuerdo con la Constitución, compete:

I. Al Presidente de la República;

II. A los diputados y senadores al Congreso General;

III. A las Legislaturas de los estados, y

IV. A la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, en la materia respectiva.

2. De acuerdo con lo que dispone el segundo párrafo del artículo 71 de la Constitución, las iniciativas de ley o decreto que presenten los miembros de la Cámara deberán de cubrir alguno de los siguientes trámites:

a) Presentarse a nombre de todo un grupo parlamentario;

b) Presentarse por un grupo de al menos cinco diputados pertenecientes a por lo menos dos partidos políticos diferentes; o

c) Presentarse por el total de los diputados de una misma entidad federativa.

3. Las iniciativas de ley o de decreto se presentarán por escrito debiendo contener una parte expositiva donde se funde su contenido y otra parte relativa a la propuesta concreta que se pretende someter a consideración, firmadas por sus autores y deberán ser dirigidas a los Secretarios de la Cámara.

Artículo 32.

1. Las iniciativas de ley o decreto presentadas por el Presidente de la República, por las Legislaturas de los estados y las iniciativas y minutas de ley o decreto que remita la Cámara de Senadores se sujetarán a los trámites que establece este Reglamento y deberán pasar a comisión para su estudio y dictamen.

2. Las iniciativas de ley o decreto presentadas por los miembros de la Cámara pasarán a comisión para su estudio y dictamen, pero en su caso, se les podrá dispensar uno o varios trámites de acuerdo con lo que establece este Reglamento.

Artículo 33.

1. Además de las iniciativas de ley o decreto la Cámara podrá conocer proyectos que busquen el acuerdo de sus miembros, fundado este acuerdo en el artículo 77, fracción I de la Constitución. Estos proyectos podrán ser:

I. Acuerdos parlamentarios;

II. Proposiciones con punto de acuerdo; y

III. Iniciativas protocolarias relativas a premios y reconocimientos públicos por parte de la Cámara.

2. Los proyectos que no sean iniciativas de ley presentados por cualquiera de los miembros de la Cámara, por los grupos parlamentarios o por los órganos de dirección, se sujetarán a los trámites siguientes:

a) Se presentarán a los Secretarios de la Cámara, por escrito y firmadas por sus autores, y serán leídos una sola vez en la sesión en que sean presentados. Podrá su autor, o uno de ellos si fueren varios, exponer los fundamentos y razones de su proyecto;

b) Hablarán una sola vez dos miembros de la Cámara, uno en pro y otro en contra hasta por quince minutos cada uno, prefiriéndose al autor del proyecto;

c) En caso de que no haya oradores en contra, podrán hablar en pro hasta dos oradores hasta por cinco minutos; y

d) Inmediatamente se preguntará a la Cámara si admite o no a discusión el proyecto. En el primer caso se pasará a la comisión o comisiones a quienes corresponda, y en el segundo se tendrá por desechado.

3. Los acuerdos parlamentarios a que se refiere este artículo son resoluciones económicas dictadas por la Cámara relativas a su régimen interior para complementar las normas que le rigen, dichos acuerdos jamás podrán contravenir, derogar o abrogar la Ley y el presente Reglamento.

4. Las proposiciones con punto de acuerdo a que se refiere este artículo son proyectos que no constituyen iniciativas de ley o decreto y que persiguen un punto de acuerdo o posición de la Cámara en su conjunto sobre algún tema en específico. Si a criterio de la comisión o comisiones a que se turnó una proposición se requiere de una reforma, adición o derogación de alguna norma para cumplir cabalmente su objetivo, la dictaminadora o dictaminadoras lo propondrán al Pleno.

5. Las iniciativas protocolarias a que se refiere este artículo son aquellos proyectos sometidos a la consideración de la Cámara que tienen por objeto hacer un reconocimiento público por parte del Pleno a algún héroe, prócer, distinguido ciudadano nacional o a algún evento histórico que por su relevancia o contribución a la nación amerite: una inscripción en letras de oro en le muro de honor del salón de sesiones; la entrega de un reconocimiento o la celebración de una sesión solemne de la Cámara.

6. Las inscripciones en letras de oro y los reconocimientos por parte de la Cámara deberán pasar por el examen de la Comisión de Reglamentos y Prácticas Parlamentarias, la cual deberá establecer y revisar los criterios relativos y someterlos a consideración del Pleno. La realización de sesiones solemnes se regirá de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 7° de este Reglamento.

Artículo 34.

1. Ninguna iniciativa, minuta o proyecto podrá discutirse sin que primero pase a la comisión o comisiones correspondientes y éstas hayan dictaminado. Sólo podrá dispensarse este requisito en los asuntos que la Cámara califique de urgente o de obvia resolución de acuerdo con el artículo 35 de este Reglamento.

2. Cuando la Cámara conozca de los permisos a que se refieren las fracciones II, III y IV del inciso B, del artículo 37 de la Constitución, la Comisión ordinaria correspondiente podrá formular dictamen resolviendo varias solicitudes a la vez, integrando en el proyecto de Decreto tantos artículos como permisos se concedan sin perjuicio de que, puestos a discusión, si un diputado así lo solicita, cualquier artículo será reservado.

Artículo 35.

1. En los casos de urgente resolución, calificados por el voto de las dos terceras partes de los individuos de la Cámara que estén presentes, podrá ésta, a pedimento de por lo menos cinco diputados o un grupo parlamentario, dar curso a las iniciativas o proyectos sin que deban pasar a examen por parte de la comisión o comisiones respectivas y ponerlos a discusión inmediatamente después de su lectura.

2. La petición para calificar de urgente resolución deberá presentarse por escrito a la Mesa Directiva por conducto de la Secretaría, especificando en ella los motivos de sus autores.

3. Para calificar un asunto de urgente resolución la Cámara esta obligada a considerar que dicho asunto es de seguridad nacional o que el apremio de los tiempos para dar solución a un asunto es menor a cinco días, de no ser así, el asunto deberá pasar a examen por parte de la comisión o comisiones correspondientes.

Artículo 36.

1. Toda petición de particulares, corporaciones o autoridades que no tenga derecho de iniciativa, se mandará pasar directamente por el Presidente de la Cámara con el carácter de memoriales de los particulares a la comisión que corresponda, según la naturaleza del asunto de que se trate y se publicará en la Gaceta Parlamentaria.

2. Las comisiones dictaminarán si son de tomarse o no en consideración estas peticiones. En caso favorable, el dictamen de la comisión habrá de proponer al Pleno, si es necesario hacer reformas o adiciones a la normatividad vigente, o incluso la propuesta de una nueva ley. En caso negativo, la comisión encargada comunicará a la Presidencia su resolución para que esta proceda a informar al promoverte.

Artículo 37.

1. Cuando la Cámara conozca de proyectos del Ejecutivo que versaren sobre empréstitos, contribuciones o impuestos, o sobre reclutamiento de tropas, de acuerdo con lo que dispone el inciso h) del artículo 72 constitucional serán tratados de la siguiente manera:

a) Al recibir la iniciativa de ley o decreto la Mesa Directiva mandará publicar el asunto en la Gaceta Parlamentaria, dará conocimiento al Pleno de la iniciativa y la turnará en la misma sesión a la comisión de dictamen correspondiente. En los recesos de la Cámara, la Comisión Permanente será la encargada;

b) La comisión encargada del asunto deberá presentar dictamen a la Mesa Directiva a más tardar 20 días después de la fecha en que recibió la iniciativa;

c) Si por algún motivo la comisión no pudiera presentar el dictamen lo comunicará a la Mesa Directiva de la Cámara antes de expire el plazo de 20 días, de acuerdo con lo que al efecto establece el numeral 1 del artículo 49 de este reglamento;

d) Si la Cámara no se encontrará en sesiones para el momento en que se presente el dictamen y el asunto fuere de amplia prioridad, la Comisión Permanente convocará a la Cámara a un periodo extraordinario para desahogar el asunto; y

e) La discusión del dictamen se llevará de conformidad con lo que establece este Reglamento y la votación tendrá que ser nominal.

Artículo 38.

1. Todo proyecto de ley cuya resolución no sea exclusiva de una de las dos Cámaras, se discutirá sucesivamente en ambas, observándose la Constitución, la Ley y los respectivos reglamentos de cada Cámara en lo que se refiere a la forma, intervalos y modo de proceder en el estudio, las discusiones y votaciones.

2. En la interpretación, reforma o derogación de las leyes se observarán los mismos trámites establecidos para su formación.

CAPITULO VI
DE LAS COMISIONES Y COMITES

Sección I
De su naturaleza y funcionamiento.

Artículo 39.

1. Las comisiones de la Cámara tendrán las funciones y calidades que establecen la Constitución y la Ley, y serán: ordinarias, especiales, de investigación y protocolarias.

2. Las comisiones ordinarias son las que establece la Ley en sus artículos 39 y 40 y serán de dictamen, de vigilancia y jurisdiccionales.

3. Las comisiones especiales y de investigación serán las que constituya la Cámara según los artículos 41 y 42 de la Ley, respectivamente, y se normarán de acuerdo a la propia Ley, este Reglamento y el acuerdo parlamentario de su creación.

4. Las Comisiones protocolarias, se compondrán de cinco individuos propietarios y dos suplentes, y sólo podrá aumentarse sus miembros por acuerdo expreso de la Cámara. Los suplentes cubrirán las faltas temporales de los propietarios y en caso de falta absoluta de éstos, quedarán como propietarios, nombrándose nuevos suplentes. Será Presidente de cada Comisión el primer nombrado y, en su falta, el que le siga en el orden del nombramiento.

5. Los comités de la Cámara se normarán según lo dispuesto por el numeral 1 del artículo 46 de la Ley, por este Reglamento y por el acuerdo parlamentario de su creación.

Artículo 40.

1. Si un diputado se enfermase de gravedad, el Presidente de la Cámara nombrará una comisión de dos diputados que lo visite cuantas veces crea oportuno y dé cuenta de su estado.

2. En caso de que el enfermo falleciese, se imprimirán y distribuirán esquelas a nombre del Presidente de la Cámara y se nombrará una comisión de seis diputados para que asista a sus funerales.

3. En los recesos del Congreso General corresponde a la Comisión Permanente cumplir con lo anterior.

4. Los gastos funerarios serán cubiertos por la Secretaría de Servicios Administrativos y Financieros de la Cámara.

Artículo 41.

1. El Presidente, los Vicepresidentes y los Secretarios de la Cámara, no podrán pertenecer a ninguna comisión durante el tiempo de sus encargos.

2. Cuando uno o más individuos de una comisión o comité tuvieren interés personal en algún asunto que se remita al examen de ésta, se abstendrán de votar y firmar el dictamen, y lo avisarán por escrito al Presidente de la Cámara a fin de que sean sustituidos para el solo efecto del despacho de aquel asunto.

Artículo 42.

1. El Presidente de cada comisión y comité tendrá a su cargo coordinar el trabajo de los miembros de la comisión o comité y citarlos cuando sea necesario, durante los recesos, para el despacho de los asuntos pendientes.

2. Si alguno de los miembros de las comisiones o comités tuviera que ausentarse de la capital, lo avisará a la Cámara, antes de que se cierren las sesiones.

Artículo 43.

1. Los diputados podrán pertenecer hasta a tres comisiones ordinarias. La pertenencia a las comisiones especiales, de investigación, protocolarias y a los comités no será computable para este efecto.

2. Los miembros de las comisiones y comités no tendrán ninguna retribución extraordinaria por el desempeño de las mismas.

Artículo 44.

1. Cuando algún asunto presentado a la Cámara requiera del examen de dos o más comisiones, el Presidente podrá turnarlo a comisiones unidas.

2. El expediente del asunto que requiera dictamen de comisiones unidas será turnado íntegro a todas las comisiones que constituyan el turno, pero la primera comisión que se liste en dicho turno será la responsable de elaborar el proyecto de dictamen.

3. Una vez aprobado el proyecto de dictamen por la primera de las comisiones unidas, ésta deberá enviar el proyecto al resto de las comisiones y convocar tres días después para desahogar el asunto.

4. La sesión o sesiones en que se desahogue definitivamente un asunto de comisiones unidas será conducida por la mesa directiva de la primera comisión, y el dictamen deberá ser sometido a la aprobación de la mayoría de los diputados integrantes de las comisiones.

5. Por acuerdo de las mesas directivas de las comisiones unidas, podrá proceder cualquier otra de las comisiones listadas como primera comisión, en los términos del presente artículo, dando aviso de dicha situación a la Mesa Directiva de la Cámara.

Artículo 45.

1. Toda Comisión deberá presentar su dictamen en los negocios de su competencia, dentro de los treinta días siguientes a la fecha en que los haya recibido.

2. Si al momento de presentar el dictamen la Cámara no se encuentra en periodo de sesiones este será enviado, conforme a los plazos, a la Mesa Directiva para los efectos de la programación legislativa.

3. Todo dictamen deberá contener una parte expositiva de las razones en que se funde y concluir con proposiciones claras y sencillas que puedan sujetarse a votación, de acuerdo con las siguientes bases:

a) La parte expositiva del dictamen se conformará por el fundamento jurídico del mismo, los antecedentes que dan origen a dicho dictamen y las consideraciones de la comisión o comisiones para llegar a una determinación. Adicionalmente podrá incluirse un apartado metodológico en el cual se funde el procedimiento que siguió la comisión a lo largo del proceso de dictaminación;

b) La parte conclusiva del dictamen, deberá constar de los resolutivos a los que ha llegado la comisión, ya sean estas normas o propuestas concretas que se sujetarán a la votación del Pleno; y

c) Relación de integrantes de la comisión y firmas autógrafas que avalen la aprobación del dictamen por la mayoría de los integrantes.

4. Todos los dictámenes, resoluciones, opiniones o acuerdos de comisión deberán publicarse en la Gaceta Parlamentaria, y no podrán discutirse sino hasta 72 horas después de su publicación. Este trámite no podrá ser objeto de dispensa ni omisión en ningún caso.

Artículo 46.

1. Para que haya dictamen de comisión, deberá éste presentarse firmado por la mayoría de los individuos que la componen. Si alguno o algunos de ellos disintiesen del parecer de dicha mayoría se abstendrá de firmar el dictamen y podrán presentar voto particular por escrito.

2. El voto particular podrá ser presentado por uno o más individuos miembros de la comisión correspondiente o todo un grupo parlamentario y además deberá contar con las características que se listan en el presente numeral, y desahogarse de acuerdo a lo que establece el capítulo VII relativo a las discusiones de este Reglamento.

a) Una parte expositiva que se conformará por el fundamento jurídico del voto, los antecedentes que dan origen a éste y las consideraciones del o los promoventes para llegar a dicha determinación;

b) Una parte conclusiva del voto, que deberá constar de los resolutivos a los que han llegado el o los promoventes, ya sean estas normas o propuestas concretas que se sujetarán a la votación del Pleno; y

c) Firmas de los diputados o del coordinador o representante del grupo parlamentario que promueva el voto particular.

3. Cuando en la votación de un asunto en el seno de la comisión se presente empate, se deberá volver a votarse 24 horas después, previo desahogo de posiciones en pro y en contra del asunto.

4. Si después de haberse sometido a votación por segunda ocasión un asunto persiste el empate, entonces el presidente de la comisión citará cinco días después para volver a votar el asunto, previa discusión, si el empate persiste el asunto se entenderá por desechado y no podrá volver a discutirse hasta pasados 60 días naturales.

5. Cuando en comisiones unidas un asunto a votación presente empate, la primera comisión deberá volver a elaborar el proyecto de dictamen o resolución, para someterlo a votación a más tardar 48 horas después de la primera. Si en la segunda votación persiste el empate el asunto se entenderá por desechado.

Artículo 47.

1. Las comisiones, por medio de su Presidente, podrán pedir a cualquier dependencia o entidad de la Administración Pública, todas las informaciones y copias de documentos que estimen convenientes para el despacho de los negocios, y esas constancias les serán proporcionadas, siempre que el asunto a que se refieran no sea de los que deban conservarse en secreto por razones de seguridad nacional; en la inteligencia de que la lenidad o negativa a proporcionar dichas copias en un plazo menor a diez días autorizará a las mencionadas comisiones para dirigirse oficialmente en queja al Presidente de la República, quien deberá girar instrucciones para cumplir con la solicitud de la Cámara.

2. Pueden también las comisiones, para ilustrar su juicio en el despacho de los negocios que se les encomienden, solicitar conferencias o comparecencias con los funcionarios a que se refiere el numeral 1 del artículo 23 de este Reglamento, quienes están obligados a guardar a cualesquiera de los miembros de las comisiones las atenciones y consideraciones necesarias al cumplimiento de su misión. En el caso de que las comisiones tuvieren alguna dificultad u obstrucción en el disfrute de esta prerrogativa, están autorizadas para dirigirse oficialmente en queja al Presidente de la República, quien deberá girar instrucciones para cumplir con la solicitud de la Cámara.

3. Cuando un funcionario del Poder Ejecutivo que comparezca ante alguna o algunas de las comisiones de la Cámara no responda satisfactoriamente o evada los cuestionamientos de alguno de los diputados se verá obligado a responder por escrito, a más tardar tres días después de la fecha de la comparecencia, las informaciones requeridas por el o los diputados insatisfechos, quienes lo harán del conocimiento del Presidente de la comisión para formalizar el procedimiento.

4. En caso de que la información proporcionada sea insuficiente, o no se hayan satisfecho los cuestionamientos de los diputados, a criterio de la Comisión se podrá convocar a una segunda conferencia o comparecencia al funcionario de que se trate, ya sea ante la propia comisión o ante el Pleno de la Cámara.

5. El incumplimiento por parte de los funcionarios del Poder Ejecutivo a la solicitud de la queja de comisiones, para atender las solicitudes de los diputados se sancionarán de acuerdo con lo que establece el Título Cuarto de la Constitución y las leyes relativas a las responsabilidades de los servidores públicos.

Artículo 48.

1. Las comisiones de la Cámara pueden también tener conferencias con las comisiones de la Cámara de Senadores para expeditar el despacho de alguna ley o decreto u otro asunto importante.

2. Cuando la Cámara sea la de origen, el Presidente de la comisión de que se trate podrá girar invitación por escrito al o los Presidentes de las comisiones de la Cámara de Senadores que se crea conveniente, de acuerdo al asunto, para que asistan a las instalaciones de la Cámara a discutir en conferencia, siempre que se tenga un proyecto de dictamen presentado. La sesión de comisiones en conferencia será conducida por el Presidente de la comisión que invita, guardando a los senadores todas las atenciones y derechos que establece la Constitución, la Ley y este Reglamento.

3. Cuando la Cámara sea la revisora, no ha sido convocada por la Cámara de Senadores para tratar un asunto en conferencia y la comisión considera que debe modificar el proyecto de la colegisladora, se podrá proceder de acuerdo al numeral 2.

4. Cuando la Cámara sea la de origen o revisora y alguna comisión sea convocada a reunión de conferencia por comisiones de la Cámara de Senadores, los diputados integrantes podrán asistir a las instalaciones de la colegisladora a sesionar en conferencia, donde se les deberá guardar todas las atenciones y derechos que establece la Constitución, la Ley y los reglamentos de las Cámaras.

5. Cuando se realicen reuniones de conferencia entre comisiones de ambas Cámaras, las comisiones de la Cámara deberán de comunicarlo por conducto de su Presidente al órgano encargado de la programación legislativa.

Artículo 49.

1. Cuando alguna comisión juzgue necesario o conveniente demorar el despacho de algún negocio, lo comunicará por escrito a manera de resolución o informe y firmado por su directiva a la Presidencia de la Cámara antes de que expire el plazo de treinta días que para presentar dictamen señala a las comisiones el artículo 45 de este Reglamento. La Presidencia resolverá lo procedente de acuerdo con la fracción XVI del artículo 5° de este Reglamento.

2. Si alguna comisión faltando a este requisito retuviere en su poder un expediente por más de treinta días, la Secretaría lo hará del conocimiento de la Presidencia, a fin de que turne el asunto a otra comisión de la Cámara para que esta dictamine en un término menor a veinte días.

3. El promovente de un asunto, por conducto de la misma Secretaría, podrá presentar solicitud de excitativa por escrito al Presidente de la Cámara, para que esta sea leída y se resuelva lo conducente.

Artículo 50.

1. Para el despacho de los negocios de su incumbencia, las comisiones y comités se reunirán, mediante cita de sus respectivos Presidentes, o a falta de ella, por cita de la mayoría de los secretarios de la mesa directiva y podrán funcionar con la mayoría de los individuos que las integren, salvo en el caso del numeral 2 de este artículo.

2. Las comisiones y comités acordarán el tiempo que, a partir de la hora citada, se podrá esperar para dar inicio a la sesión, el cual no podrá exceder de treinta minutos. Si transcurrido el tiempo de tolerancia no se ha reunido el quórum necesario, la mesa directiva de la comisión podrá acordar la emisión de una segunda convocatoria para sesionar inmediatamente con los miembros presentes, pero dicha situación deberá asentarse en el acta correspondiente.

3. En tanto se emite la segunda convocatoria, los diputados presentes podrán sesionar con el carácter de sesión preparatoria, pero pasado el tiempo de tolerancia y emitida la segunda convocatoria se constituirán en sesión ordinaria.

4. Cuando así se requiera, por la urgencia en el despacho de los asuntos, las comisiones y comités por conducto de su Presidente podrán declarar una sesión con el carácter de sesión permanente. Dicha sesión culminará hasta que el Presidente declare que se han agotado los asuntos listados en el Orden del Día y funcionará con el quórum registrado al inicio. Cada vez que se reinicie la sesión el Presidente deberá emitir la convocatoria por lo menos 12 horas antes de la hora citada.

5. Cualquier miembro de la Cámara puede asistir con voz, pero sin voto a las reuniones de las comisiones y comités, con excepción de las sesiones de la Comisión Jurisdiccional y de la sección instructora, y exponer libremente en ellas su parecer sobre el asunto en estudio, de acuerdo con la normatividad relativa a las comisiones y comités, y los acuerdos internos que estos órganos adopten para su funcionamiento.

6. El Presidente de alguna comisión o comité podrá invitar a las reuniones de pleno, subcomisión o mesa directiva a aquellos diputados que estime conveniente para el desahogo de un cierto asunto.

7. Las sesiones de las comisiones y comités de la Cámara se podrán transmitir a través del Canal de Televisión del Congreso, y las que se realicen con propósitos de información y audiencia serán públicas.

Artículo 51.

1. Los miembros de las comisiones y comités están obligados a acudir puntualmente a sus reuniones, a menos que medie causa suficientemente justificada a consideración de la mesa directiva de la comisión o comité.

2. La justificación deberá ser dirigida al Presidente y presentada por escrito doce horas antes de la reunión.

3. Los diputados que falten a tres reuniones consecutivas de alguna de sus comisiones o comités sin causa justificada deberán ser sustituidos por su respectivo grupo parlamentario, a propuesta del Presidente de la comisión o comité a más tardar en diez días a partir del registro de la última ausencia. Adicionalmente podrán ser sancionados económicamente de acuerdo con la normatividad vigente.

Artículo 52.

1. Las comisiones, durante los recesos del Congreso, continuarán el estudio de los asuntos pendientes, hasta producir el correspondiente dictamen. También estudiarán y dictaminarán las iniciativas y proyectos que les sean turnadas por la Comisión Permanente durante los recesos.

2. Una vez que estén firmados los dictámenes por la mayoría de los miembros de las comisiones encargadas de un asunto, se publicarán en la Gaceta Parlamentaria junto con los votos particulares si los hubiere, y se remitirán a los diputados, para su conocimiento y estudio.

3. Los votos particulares deberán presentarse para su publicación con la anticipación señalada en el artículo 29 de este Reglamento.

Artículo 53.

1. Los dictámenes que las comisiones produzcan, sobre asuntos que no llegue a conocer la Legislatura que los recibió, quedarán a disposición de la siguiente Legislatura, con el carácter de proyectos y deberán ser votados nuevamente.

2. Las iniciativas recibidas por las comisiones y que no lleguen a ser dictaminadas en su correspondiente Legislatura, deberán ser dictaminadas por la subsecuente Legislatura.

Artículo 54.

1. Las comisiones tendrán las siguientes funciones:

I. Realizar las actividades que se deriven de la Constitución, la Ley, de este Reglamento, de los acuerdos del Pleno y los que acuerden por sí mismas, en relación a la materia o materias de su competencia.

II. Evaluar periódicamente el Plan Nacional de Desarrollo y los programas respectivos, en lo concerniente al área de su competencia, así como de los informes que presente el Ejecutivo a la Cámara.

III. Elaborar su programa anual de trabajo, que deberá incluir la realización de audiencias, consultas populares, estudios e investigaciones, ediciones, foros, visitas, entrevistas, convocatorias a particulares y comparecencias de servidores públicos, cuando fuere necesario.

IV. Rendir un informe semestral de sus actividades que será presentado al órgano encargado de la programación legislativa.

Artículo 55.

1. Las comisiones podrán crear subcomisiones para elaborar anteproyectos de dictamen o atender asuntos específicos, las cuales funcionarán con la concurrencia de la mayoría de sus integrantes y bajo las siguientes bases:

a) Deberán integrarse cuando menos con cinco diputados.

b) Todos los grupos parlamentarios tendrán derecho a contar con un representante buscando una participación equilibrada en su integración.

c) El Presidente dará seguimiento y apoyo a los trabajos de las subcomisiones.

d) La designación de los diputados que integrarán las subcomisiones se efectuará por conducto de la Mesa Directiva sin necesidad de que la comisión celebre reunión para ello.

2. Los integrantes de la Subcomisión deberán, en su primera reunión:

I. Designar a un coordinador quien además será el ponente.

II. Convenir con el Presidente el plazo en el cual deberá elaborarse el anteproyecto de dictamen.

III. Determinar el calendario de sus reuniones.

3. Concluido un anteproyecto de dictamen, el Presidente lo circulará entre los miembros de la Comisión y convocará, en los términos de este Reglamento, a reunión para su discusión.

Artículo 56.

1. Corresponde a los comités definir políticas, programas, normas y directivas generales para el desahogo de las actividades a su cargo, así como vigilar su aplicación, de acuerdo con lo establecido por la Ley.

2. Las comisiones bicamerales se regirán por lo que disponga la Ley y demás normas relativas a su creación y funcionamiento.

Artículo 57.

1. Las comisiones y comités recibirán de los miembros de la Cámara peticiones relacionadas con asuntos que sean del área de competencia de las mismas. El Presidente pondrá a la consideración de la comisión o comité la petición respectiva para acordar lo procedente.

Sección II
De la mesa directiva de las comisiones y comités.

Artículo 58.

1. La mesa directiva de las comisiones y comités se integrarán con un presidente y no menos de dos ni más de cuatro secretarios, propuestos por la Junta de Coordinación Política, de acuerdo con su grado de conocimientos, experiencias y dominio de la materia de que se trate.

2. El Presidente y los Secretarios de cada comisión o comité de la Cámara conformarán la mesa directiva y deberá:

I. Presentar proyectos sobre planes de trabajo y demás actividades a la comisión o comité.

II. Integrar subcomisiones para la presentación de anteproyectos de dictamen o resolución, así como para la coordinación de actividades con otras comisiones, comités o dependencias administrativas.

III. Elaborar el orden del día de las reuniones de la comisión o comité.

IV. Elaborar calendarios para la realización de consulta legislativa mediante foros, seminarios, talleres, conferencias, investigaciones y estudios.

V. Llevar a cabo consultas con representantes de los otros Poderes, organizaciones de la sociedad y particulares en general.

3. La mesa directiva se reunirá cuando menos cada quince días para elaborar los órdenes del día, asuntos a tratar y demás pendientes de las comisiones o comités.

Artículo 59.

1. Los Presidentes de las comisiones son responsables de los expedientes que pasen a su estudio y, a este efecto, deberán firmar el recibo de ellos en el correspondiente libro de conocimientos. Dicha responsabilidad cesará cuando fuesen devueltos.

Artículo 60.

Son atribuciones del Presidente de la mesa directiva:

I. Convocar a las sesiones de trabajo, presidirlas, conducirlas e informar de su realización al órgano encargado de la programación legislativa para su respectiva programación y publicación en la Gaceta Parlamentaria;

II. Nombrar al Secretario Técnico y a los asesores de la comisión o comité;

III. Vigilar el envío de la documentación a la Gaceta Parlamentaria para su publicación; y

IV. Las demás que establezca la Constitución, la Ley, el Reglamento y las disposiciones internas de las comisiones.

Artículo 61.

1. El Presidente de cada comisión o comité está obligado a convocar a sesión por lo menos una vez al mes, con anticipación mínima de veinticuatro horas durante los períodos de sesiones o de cuarenta y ocho horas durante los recesos.

2. Si el Presidente esta ausente o se niega a realizar la convocatoria, ésta se podrá expedir y será válida con la firma de la mayoría de los secretarios de la mesa directiva.

3. Si a la sesión no concurre el Presidente, el Secretario del mismo grupo parlamentario del Presidente conducirá la reunión. Si este tampoco se encuentra presente, entonces se nombrará de entre los secretarios asistentes, por mayoría de votos al que deba conducir. Este mecanismo no aplica en ningún caso para lo dispuesto por el numeral 2 del artículo 50.

Artículo 62.

1. Las convocatorias a reuniones de comisiones y comités deberán publicarse en la Gaceta Parlamentaria con la anticipación mínima señalada en el artículo anterior, según sea el caso, salvo en la circunstancia que prevé el artículo 50 numeral 2 del Reglamento, y deberán incluir lo siguiente:

I. Proyecto de orden del día;

II. Fecha, hora y lugar preciso de su realización, dentro del Palacio Legislativo; y

III. Relación pormenorizada de los asuntos que deberán ser votados por la comisión o comité.

Artículo 63.

1. Los dictámenes sobre proyectos de ley o decreto se discutirán aplicando en lo procedente las normas relativas a las discusiones contenidas en el presente Reglamento y las normas internas que adopten las comisiones.

Artículo 64.

1. Las actas de las reuniones de las comisiones y comités serán firmadas por el Presidente y los Secretarios; las actas de las subcomisiones serán firmadas por los coordinadores. Todas las actas serán publicadas desde luego en la Gaceta Parlamentaria.

2. Los programas anuales e informes semestrales de las comisiones a que se refiere el numeral 6 del artículo 45 de la Ley deberán ser firmados por los Presidentes y Secretarios de las comisiones y ser publicados en la Gaceta Parlamentaria.

3. Los acuerdos internos de las comisiones y de los comités serán difundidos en la Gaceta Parlamentaria.

Artículo 65.

1. Sólo por urgencia, de manera extraordinaria y con el permiso del Presidente de la Mesa Directiva, las comisiones y comités podrán reunirse en horas en que la Cámara sesione.

2. El órgano encargado de la programación legislativa, a través de la Secretaría de Servicios Parlamentarios, dará seguimiento y apoyo a las reuniones de comisiones y comités, a efecto de que éstas se desarrollen de tal manera que a ellas puedan concurrir los integrantes de las mismas.

3. La Secretaría de Servicios Parlamentarios deberá publicar al inicio de cada mes el calendario de reuniones de comisiones y comités en la Gaceta Parlamentaria, de acuerdo con la información proporcionada por dichos órganos.

CAPITULO VII
DE LAS DISCUSIONES

Artículo 66.

1. Todo dictamen se discutirá primero en lo general, o sea en su conjunto, y después en lo particular, es decir, en cada uno de sus artículos; sólo podrán ser discutidos aquellos que los diputados hayan reservado previamente para tal efecto.

2. La Junta de Coordinación Política, previa consulta a la comisión o comisiones que presentan dictamen, podrá acordar que la discusión en lo particular de un dictamen se realice en la sesión inmediata siguiente a aquélla en que se discuta en lo general.

3. Cuando el dictamen conste de un solo artículo se discutirá de una vez en lo general y en lo particular.

Artículo 67.

1. Llegada la hora de la discusión, se dará cuenta de la iniciativa, proyecto u oficio que la hubiere provocado y, después, se leerá el dictamen de la comisión y el voto particular, si lo hubiere.

2. Las discusiones en lo general sobre dictámenes con proyecto de ley o decreto se desarrollarán de la manera siguiente:

a) Un miembro de la comisión o comisiones dictaminadoras fundamentará el dictamen y para ello dispondrá de hasta diez minutos;

b) Cada grupo parlamentario dispondrá de diez minutos para una intervención. Las intervenciones de los grupos parlamentarios se realizarán en orden creciente en razón del número de diputados que los conforman;

c) El Presidente de la Cámara formará luego una lista de los individuos que pidan la palabra en contra y otra de los que la pidan en pro, las cuales leerá íntegras antes de comenzar la discusión;

d) Los miembros de la Cámara hablarán alternativamente en contra y en pro hasta por diez minutos, llamándolos el Presidente por el orden de las listas, comenzando por el inscrito en contra; y

e) Una vez que han hablado tres diputados en contra y otros tres en pro, el Presidente podrá consultar a la Cámara si el asunto se considera suficientemente discutido.

3. Siempre que algún individuo de los que hayan pedido la palabra no estuviere presente en el salón cuando le toque hablar, se le colocará al final de su respectiva lista.

Artículo 68.

1. Tratándose de dictámenes relativos a reformas constitucionales, el tiempo para las discusiones en lo general que corresponda a cada grupo parlamentario será de quince minutos; asimismo, para la discusión en contra y en pro, cada orador dispondrá de diez minutos. En estas discusiones sólo podrán participar los miembros de la Cámara.

2. Podrán inscribirse y hablar en la discusión todos los miembros de la Cámara que lo soliciten. El Presidente elaborará una lista de oradores que leerá completa antes de iniciarse la discusión donde deberán alternarse oradores en contra y en pro, si es que los hubiere.

3. Una vez que han hablado cinco diputados en contra y otros cinco en pro, el Presidente podrá consultar a la Cámara si el asunto se considera suficientemente discutido.

Artículo 69.

1. Sólo los miembros de la comisión y el autor o autores de la iniciativa o proyecto que se discuta, siempre que sea un miembro de la Cámara, podrán hablar más de dos veces. Los otros diputados podrán hablar hasta dos veces sobre un asunto.

2. Tendrán la misma facultad que los miembros de comisiones y autores de iniciativas o proyectos, los diputados que no pertenezcan a ningún grupo parlamentario, en los asuntos en que estén especialmente interesados, siempre que fundamenten sus motivos por escrito al Presidente de la Mesa Directiva.

3. Los funcionarios a que alude el artículo 23 de este Reglamento podrán participar en la discusión señalada en el artículo 67 de este Reglamento, siempre y cuando el asunto sea del interés de la dependencia o entidad de la Administración Pública Federal a la que pertenece y solicite por escrito su participación al Presidente de la Cámara antes de que se inicie la discusión en lo general.

Artículo 70.

1. Cuando nadie pida la palabra en contra de algún dictamen, y una vez que la comisión informare sobre los motivos que ésta tuvo para dictaminar en el sentido que lo haya hecho, se procederá a la votación.

2. Cuando sólo se pidiere la palabra en pro, podrá hablar un diputado por cada grupo parlamentario hasta por diez minutos, o dos hasta por cinco minutos cada uno para fijar su postura sobre el dictamen.

3. Los diputados que no pertenezcan a ningún grupo parlamentario acordarán con uno de los grupos parlamentarios su participación en el debate general.

4. Cuando sólo se pidiere la palabra en contra, hablarán todos los que la tuvieren hasta por diez minutos cada uno, pero después de haber hablado tres, se preguntará si el punto está suficientemente discutido.

Artículo 71.

1. Cuando a criterio de la Presidencia hubieren hablado todos los individuos que puedan hacer uso de la palabra, se mandará preguntar si el asunto está o no suficientemente discutido. En el primer caso, se procederá inmediatamente a la votación; en el segundo, continuará la discusión de acuerdo con lo establecido por el artículo 67 de este Reglamento. Agotado un siguiente turno el Presidente podrá repetir la pregunta.

2. Cada vez que se pregunte al Pleno si el punto está suficientemente discutido, el Presidente leerá en voz alta la lista de los individuos que hubieren solicitado el uso de la palabra.

Artículo 72.

1. Declarado un proyecto suficientemente discutido en lo general, se procederá a votarlo en tal sentido y, si es aprobado, se discutirán en seguida los artículos reservados. De no aprobarse en lo general se preguntará, en votación económica, si vuelve o no el proyecto a la comisión. Si la resolución fuere afirmativa, volverá para ser estudiado nuevamente; mas si fuere negativa, se tendrá por desechado.

2. La discusión en lo particular de un dictamen se desarrollará de la manera siguiente:

a) Se discutirá cada artículo reservado. Cuando el proyecto conste de más de treinta artículos se consultará al Pleno si procede su discusión por capítulos; y

b) Se abrirá un turno de oradores en contra y en pro por cada artículo o grupo de artículos. Cada orador dispondrá de cinco minutos si se discute por artículo y de diez minutos cuando se discuta por grupo de artículos.

3. Tratándose de dictámenes relativos a reformas constitucionales, las discusiones en lo particular se harán artículo por artículo y los oradores en contra y en pro dispondrán de quince minutos cada uno.

4. Cerrada la discusión de cada uno de los artículos en lo particular, se preguntará si ha lugar o no a votar; en el primer caso se procederá a la votación; en el segundo, volverá el artículo a la Comisión.

5. El diputado que reserve algún artículo para la discusión en lo particular podrá presentar al Pleno una propuesta de modificación en el momento que haga uso de la palabra, por conducto de la secretaría. Una vez votado que el artículo reservado regrese a comisión, la Presidencia consultará al Pleno si se considera la nueva.

Artículo 73.

1. Si algún artículo reservado para la discusión en lo particular constare de varias propuestas, se pondrá a discusión separadamente una después de otra. El autor o alguno de los autores, siempre que sea miembro de la Cámara, o la comisión que presente el artículo podrá exponer sus motivos previamente a la discusión.

Artículo 74.

1. Agotada la discusión en lo general y consultado el Pleno sobre artículos reservados para discusión en lo particular, en un sólo acto se votará el dictamen en lo general y los artículos no reservados.

2. Si una vez desechado un dictamen con proyecto de ley o decreto en su totalidad, hubiere voto particular, se pondrá éste a discusión, siempre que se haya presentado de acuerdo a los requisitos que establece el artículo 46 numeral 2 de este Reglamento.

3. Si hubiese más de un voto particular se discutirá el del grupo parlamentario de mayor número de diputados y si éste se rechazara también, se procederá a discutir el del grupo parlamentario que siga en importancia numérica, y así en lo sucesivo.

Artículo 75.

1. Los individuos de la Cámara, aun cuando no estén inscritos en la lista de los oradores, podrán pedir la palabra para rectificar hechos o responder alusiones personales relacionadas y pertenecientes al debate al concluir el orador, y sin que se pueda hacer uso de la palabra más de cinco minutos. Al solicitar la palabra se deberán precisar los hechos o alusiones invocadas.

2. Estas intervenciones se verificarán después de concluido el turno de oradores previamente inscritos. El orador iniciará su exposición precisando el hecho a rectificar o la alusión a contestar.

3. Después de tres intervenciones de estas características, en una discusión en lo general y, de dos, en una discusión en lo particular, la Presidencia de la Mesa Directiva podrá preguntar al Pleno si se procede a dar curso al turno siguiente de oradores o a la votación, según lo que corresponda de conformidad con las normas reglamentarias.

4. Cuando el orador se aparte del tema para el cual solicitó la palabra, ya sea rectificación de hechos o respuesta a alusiones personales; o se exceda del tiempo establecido, será llamado al orden por el Presidente y si al segundo llamado no rectifica su actitud le será retirado el uso de la palabra y se procederá conforme al artículo 22 de este Reglamento.

Artículo 76.

1. Los discursos de los individuos de las Cámaras sobre cualquier asunto, no podrán durar más de treinta minutos, sin permiso de la Cámara.

Artículo 77.

1. Los dictámenes, informes, resoluciones u opiniones publicados en la Gaceta Parlamentaria 72 horas antes de su discusión podrán ser objeto de dispensa de lectura, previa consulta al Pleno en votación económica.

2. Siempre al principio de la discusión, la comisión o comisiones dictaminadoras deberán explicar los fundamentos de su dictamen y, si al principio de la discusión lo pide algún diputado, leer documentos del expediente del dictamen, si fuere necesario; acto continuo, se iniciará el debate.

Artículo 78.

1. Todos los dictámenes con proyecto de ley o de decreto que consten de más de treinta artículos podrán ser discutidos y aprobados, por los libros, títulos, capítulos, secciones o párrafos en que se encuentren divididos, siempre que así lo acuerde la Cámara.

2. A moción de al menos cinco diputados o un grupo parlamentario se podrán votar separadamente cada una de las fracciones, artículos o secciones que estén a debate.

Artículo 79.

1. En la discusión en lo particular, se podrán reservar los artículos, fracciones o incisos que los miembros de la Cámara quieran impugnar; el resto del dictamen, que no amerite discusión, se votará después en un solo acto.

Artículo 80.

1. Si un artículo o grupo de artículos sometidos a discusión en lo particular fueren rechazados por la Cámara, esa misma parte del dictamen regresará a comisión para que ésta la reelabore, tomando en cuenta la discusión, y la presente nuevamente a la Cámara en sesión posterior. Entre tanto, el resto del proyecto de ley o de decreto legislativo aprobado quedará a disposición de la Presidencia de la Mesa Directiva y no podrá turnarse a la colegisladora o al Ejecutivo en los términos procedentes del artículo 72 constitucional hasta que no se presente nueva propuesta de la comisión dictaminadora y la Cámara resuelva lo pertinente.

Artículo 81.

1. No se podrá interrumpir a ningún diputado mientras éste tenga la palabra, a menos que se trate de moción de orden señalada en el artículo 82, o de alguna explicación pertinente, pero en este último caso sólo será permitida la interrupción con permiso del Presidente y del orador.

2. Quedan absolutamente prohibidas las discusiones en forma de diálogo.

Artículo 82.

1. No se podrá reclamar el orden, sino por medio del Presidente en los siguientes casos: para ilustrar la discusión con la lectura de un documento; cuando se infrinjan artículos de la Constitución, la Ley o de este Reglamento, en cuyo caso deberá ser citado el artículo respectivo; cuando se viertan injurias contra alguna persona o corporación; o cuando el orador se aparte del asunto a discusión.

2. No podrá llamarse al orden al orador que critique o censure a funcionarios públicos por faltas o errores cometidos en el desempeño de sus funciones; pero en caso de injurias o calumnias, el interesado podrá reclamarlas en la misma sesión, cuando el orador haya terminado su discurso, o en otra que se celebre en día inmediato.

3. Cuando se trate de injurias o calumnias el Presidente instará al ofensor a que las retire o satisfaga al ofendido. Si aquél no lo hiciere así, el Presidente mandará que las expresiones que hayan causado la ofensa se retiren del acta de la sesión y del Diario de los Debates.

Artículo 83.

1. La falta de quórum se establece cuando el Presidente de la Cámara considera que no se encuentran presentes los suficientes diputados para dar curso a los negocios, en tal caso pedirá a la Secretaría pasar lista mediante el sistema electrónico de control de asistencia y votación para determinar si hay quórum, en caso de no haberlo se levantará la sesión.

2. Si durante el curso de una sesión algún diputado reclamare el quórum, el Presidente por conducto de la Secretaría procederá a pasar lista mediante el sistema electrónico de control de asistencia y votación, comprobada la falta de quórum, se levantará la sesión.

Artículo 84.

1. Ninguna discusión se podrá suspender, sino por estas causas:

I. Por ser la hora en que el Reglamento fija para hacerlo, a no ser que se prorrogue por acuerdo de la Cámara;

II. Porque la Cámara acuerde dar preferencia a otro asunto de mayor urgencia o gravedad;

III. Por graves desórdenes en la misma Cámara;

IV. Por falta de quórum, en cuyo caso se procederá según lo establecido en el artículo 83 de este Reglamento; y

V. Por moción suspensiva que presenten por lo menos cinco diputados o un grupo parlamentario y que ésta se apruebe.

Artículo 85.

1. La moción suspensiva tiene por objeto demorar o suspender el despacho de algún asunto presentado a la consideración del Pleno, de acuerdo con los motivos de quien la presente. La demora o suspensión de un asunto será sólo para la sesión en la que se presenta. El asunto suspendido deberá tratarse en la sesión inmediata.

2. La moción suspensiva deberá ser presentada a la Mesa Directiva de la Cámara por escrito y firmada por sus autores antes de que se inicie la discusión en lo general de un dictamen. Si la moción se presenta una vez que se ha iniciado la discusión, la Junta de Coordinación Política acordará si se presenta.

3. El Presidente mandará que se lea la moción suspensiva y sin otro requisito que oír a uno de sus autores, si la quieren fundar, y a algún impugnador, si lo hubiere, inmediatamente se preguntará a la Cámara si se toma en consideración inmediatamente.

4. En caso afirmativo se discutirá y votará en el acto, pudiendo hablar hasta por cinco minutos, al efecto, tres individuos en pro y tres en contra; pero si la resolución de la Cámara fuese negativa, la moción se tendrá por desechada.

5. No podrá presentarse más de una moción suspensiva en la discusión de un asunto.

6. Aprobado un dictamen en lo general, no se admitirá a trámite ninguna moción suspensiva al discutirse en lo particular.

Artículo 86.

1. Cuando algún diputado quisiera que se lea algún documento en relación con el debate para ilustrar la discusión, pedirá la palabra para el solo efecto de hacer la moción correspondiente y si es aceptada por la Cámara, la lectura del documento deberá hacerse por uno de los Secretarios, continuando después en el uso de la palabra el orador.

Artículo 87.

1. Cuando los Secretarios de Estado y demás funcionarios que menciona el artículo 23 reglamentario fueren llamados por la Cámara o enviados por el Ejecutivo para asistir a alguna discusión, podrán pedir el expediente para instruirse, sin que por esto deje de verificarse la discusión en el día señalado.

2. Para los efectos de este artículo, se pasará oportunamente por la Secretaría de la Cámara a la Dependencia correspondiente, noticia de los asuntos que vayan a discutirse y que tengan relación con ella, especificando los días señalados para la discusión.

Artículo 88.

1. Antes de comenzar la discusión podrán los funcionarios señalados en el artículo 23 de este Reglamento informar a la Cámara lo que estimen conveniente y exponer cuantos fundamentos quieran en apoyo de la opinión que pretendan sostener.

Artículo 89.

1. Cuando por resolución de la Cámara un Secretario de Estado u otro funcionario de los que comprende el artículo 23 reglamentario se presente ante ésta para comparecer sobre algún asunto a debate, la discusión procederá de conformidad con el acuerdo que para tal efecto someta previamente al Pleno la Junta de Coordinación Política.

2. Si el funcionario que acuda a la Cámara no contestare satisfactoriamente los cuestionamientos y dudas de los diputados, éstos podrán pedir al Presidente de la Cámara que se dirija oficialmente en queja al Presidente de la República para que instruya al funcionario a contestar por escrito los cuestionamientos de la Cámara, a más tardar tres días después. De no contestar el Poder Ejecutivo, los funcionarios públicos estarán a lo dispuesto por el Título Cuarto de la Constitución y las leyes relativas a las responsabilidades de los servidores públicos.

Artículo 90.

1. Cuando alguno de los funcionarios a que hace referencia el artículo 23 de este reglamento concurra a la Cámara para informar sobre algún proyecto de ley a discusión o sobre cualquier asunto a debate, ya sea enviado por el Ejecutivo o citado por la propia Cámara, se concederá primero la palabra al funcionario compareciente para que informe a la Cámara lo que estime conveniente y exponga cuantos fundamentos quiera en apoyo de la opinión que pretenda sostener; después se concederá la palabra a los miembros de la Cámara inscritos en la Presidencia en el orden establecido según el artículo 89, numeral 1 de este Reglamento.

2. Si durante la discusión el funcionario o funcionarios comparecientes fueren interrogados, podrán contestar entre los debates las interrogaciones de que fueren objeto. Si alguno de los diputados inscritos quisiese ceder su turno al compareciente, se concederá a éste la palabra.

3. Cuando el funcionario o funcionarios que comparecen no respondan satisfactoriamente los cuestionamientos de la Cámara se procederá de la misma manera que establece el numeral 2 del artículo 89 de este Reglamento.

Artículo 91.

1. Los Secretarios de Estado y demás funcionarios que menciona el artículo 23 reglamentario, no podrán hacer propuestas ni adición alguna a iniciativas, proyectos, dictámenes, informes, resoluciones, acuerdos, oficios y demás documentos legislativos o parlamentarios durante las sesiones. Esto también es aplicable para las reuniones de las comisiones.

2. Todas las iniciativas, correspondencia o propuestas del Ejecutivo deberán dirigirse a la Cámara por medio de oficio.

Artículo 92.

1. La Junta de Coordinación Política podrá proponer al Pleno la celebración de debates sobre asuntos de interés general, abarcando un máximo de veinte minutos por grupo parlamentario divididos de conformidad con la propia decisión del grupo y en el orden previamente convenido.

2. En estos debates, la asignación de tiempos a cada grupo parlamentario se hará según lo solicite a la Mesa Directiva el propio grupo, por medio de su Coordinador.

3. Estos debates se listarán dentro de los puntos complementarios del Orden del Día referidos en la fracción IX del artículo 25 de este Reglamento.

Artículo 93.

1. Quienes intervengan para presentar proyectos que no sean iniciativas de ley o decreto, lo harán en un lapso no mayor de diez minutos.

2. Toda propuesta presentada a la Cámara que no requiera ser votada de inmediato, será turnada por la Presidencia de la Mesa Directiva a la comisión correspondiente, sin que proceda deliberación alguna. Sin embargo, la Presidencia podrá conceder la palabra a un máximo de dos diputados por el lapso de cinco minutos cada uno, cuando se solicite la palabra para replicar; en este caso, el proponente tendrá derecho a una intervención de hasta cinco minutos para las aclaraciones pertinentes.

Artículo 94.

1. Cuando las comisiones investigadoras a que se refiere el párrafo tercero del artículo 93 constitucional presenten informe de resultados, la deliberación del mismo se llevará a cabo en el Pleno, en términos del artículo 92 de este Reglamento.

CAPITULO VIII
DE LA REVISION DE LAS INICIATIVAS DE LEY O DE DECRETO

Artículo 95.

1. La Cámara procederá en la revisión de las iniciativas de ley o de decreto, de conformidad con lo que establece el artículo 72 de la Constitución, la Ley y este Reglamento.

Artículo 96.

1. Las observaciones o modificaciones hechas a un proyecto de ley por la Cámara de Senadores, en su carácter de Cámara revisora, o por el Ejecutivo, al volver a la Cámara de Diputados, pasarán a la comisión que dictaminó, y el nuevo dictamen de ésta seguirá los trámites que prescribe este Reglamento.

2. En caso de observaciones, solamente se discutirán y votarán en lo particular los artículos observados, modificados o adicionados.

Artículo 97.

1. Antes de remitirse una ley o decreto al Ejecutivo para que sea promulgada, deberá asentarse en el libro de leyes de la Cámara.

Artículo 98.

1. Las minutas que pasen de la Cámara de Diputados a la Cámara de Senadores para su revisión, irán firmadas por el Presidente y dos Secretarios, acompañadas del expediente respectivo, del extracto de la discusión y demás antecedentes que se hubieran tenido a la vista para resolver aquéllos.

2. Respecto a los documentos que obren impresos en el expediente, bastará que vayan foliados y marcados con el sello de la Secretaría.

Artículo 99.

1. En los casos de urgente resolución se podrá omitir el extracto a que se refiere el artículo anterior; el Presidente nombrará una comisión para que entregue el expediente original a la Cámara de Senadores e informe sobre los principales puntos de la discusión y exponga los fundamentos que motiven la gravedad o urgencia del caso.

2. Si la ley o decreto de que se trata hubiere sido aprobada por urgente resolución, entonces la comisión que nombre el Presidente de la Cámara para informar a la colegisladora, deberá ser presidida por alguno de los diputados autores de la iniciativa que motivare ese asunto.

Artículo 100.

1. Los expedientes que deban pasar al Ejecutivo en cumplimiento del inciso a), del artículo 72 de la Constitución, ya sea luego que fueren aprobados por ambas Cámaras o solamente por la de Diputados, cuando la expedición de la ley o decreto fuere de su exclusiva facultad, se remitirán en copia y con los documentos a que se refiere el artículo 98 reglamentario.

CAPITULO IX
DE LAS VOTACIONES

Artículo 101.

1. Habrá tres clases de votaciones: nominales, económicas y por cédula.

2. Nunca podrá haber votaciones por aclamación.

Artículo 102.

1. La votación nominal se hará utilizando el sistema electrónico de control de asistencia y votación.

2. En caso de no contar con el sistema electrónico se hará de la siguiente manera:

I. Cada diputado, comenzando por el lado derecho del Presidente, se pondrá de pie y dirá en voz alta su apellido, y también su nombre si fuere necesario para distinguirlo de otro, añadiendo la expresión sí o no;

II. Un Secretario apuntará los que aprueben y otro los que reprueben;

III. Concluido este acto, uno de los Secretarios preguntará dos veces en voz alta si falta algún miembro de la Cámara por votar; no faltando ninguno, votarán los integrantes de la Mesa Directiva, y

IV. Los Secretarios harán en seguida el cómputo de los votos, y leerán desde la tribuna, uno de ellos, los nombres de los diputados que hubieren aprobado, y otro secretario leerá los nombres de los diputados que reprobaren; después dirán el número total de cada lista y publicarán la votación.

Artículo 103.

1. Las votaciones serán nominales:

a) Cuando se pregunte si ha o no lugar a aprobar algún dictamen o proyecto de ley o de decreto en lo general;

b) Cuando se pregunte si se aprueba o no los artículos reservados que conformen algún dictamen o proyecto de ley o de decreto;

c) Cuando se someta a votación dictamen de algún proyecto de los que contempla el artículo 33 de este Reglamento;

d) Cuando lo pidan al menos cinco diputados o un grupo parlamentario;

e) Cuando se esté en los supuestos del artículo 105 del Reglamento; y

f) En los demás casos que la Constitución, la Ley, el Reglamento o disposiciones relativas a la Cámara requieran de una votación nominal.

Artículo 104.

1. Las demás votaciones sobre resoluciones de la Cámara serán económicas.

2. La votación económica se practicará consultando la Secretaría al Pleno si aprueba o desaprueba, de la siguiente manera:

I. En un primer acto consultará a los diputados que aprueben, quienes se manifestarán poniéndose de pie; y

II. En un segundo acto consultará a los diputados que reprueben, quienes se manifestarán poniéndose de pie.

3. Terminada la votación, la Secretaría valorará el resultado y lo comunicará a la Presidencia de la Mesa Directiva.

Artículo 105.

1. Cuando la diferencia entre los que aprueben y los que reprueben en una votación económica fuese dudosa, se solicitará votación nominal.

2. Si al dar la Secretaría cuenta del resultado de la votación económica, por lo menos cinco diputados o un grupo parlamentario pidiere que se cuenten los votos, se contarán mediante el sistema electrónico.

Artículo 106.

1. Las votaciones para elegir personas se realizarán mediante cédulas, que se depositarán, sin leerlas, en una urna que al efecto se colocará en la Mesa Directiva.

2. Concluida la votación, uno de los Secretarios sacará las cédulas, una después de otra, y las leerá en voz alta, para que otro Secretario anote los nombres de las personas que en ella aparecieren y el número de votos que a cada uno le correspondiere. Leída la cédula, se pasará a manos del Presidente y los demás Secretarios para que les conste el contenido de ella y puedan reclamar cualquier equivocación que se advierta.

3. Previo acuerdo del Pleno, a propuesta de la Junta de Coordinación Política, las votaciones de personas podrán hacerse mediante el sistema electrónico.

4. La elección de personas, sea por candidaturas individuales o por fórmulas, deberá contar siempre con la mayaría absoluta de los votos presentes para decretar un ganador, a no ser que la Constitución o la Ley dispongan una mayoría distinta. Para ello se realizarán tantas vueltas electorales como sean necesarias.

5. Una vez hecho el cómputo de los sufragios para la elección de personas, la Secretaría dará cuenta a la Cámara del resultado de la votación.

Artículo 107.

1. Todas las votaciones se verificarán por mayoría absoluta, a no ser aquellos casos en que la Constitución, la Ley, este Reglamento o disposición relativa a la Cámara exigen una votación calificada.

2. La mayoría absoluta consiste en la aprobación de alguna propuesta por parte de la mitad más uno de los diputados, según sea el caso, integrantes o presentes.

3. La mayoría calificada consiste en la aprobación de alguna propuesta por un número previamente requerido de diputados, ya sea de integrantes o miembros presentes de la Cámara.

4. En todos los casos será el Presidente de la Cámara quien declare los resultados de la votación.

Artículo 108.

1. Para calificar los casos en que los asuntos son de urgente resolución, se requieren las dos terceras partes de los votos presentes, de conformidad con los artículos 34 y 35 de este Reglamento.

Artículo 109.

1. Si hubiere empate en las votaciones que no se refieran a elección de personas se repetirá la votación en la misma sesión, y si resultare empate por segunda vez, se discutirá y votará de nuevo el asunto en la sesión inmediata.

2. Si el empate persiste en la siguiente sesión, el asunto no se votará sino hasta el siguiente periodo ordinario de sesiones.

3. El empate en las votaciones sobre personas se resolverá en una segunda elección en la misma sesión; sólo se votará a aquellas personas o fórmulas que hubieren obtenido al menos el 33 por ciento de los votos de los diputados presentes.

4. Si el empate persiste o ninguna persona o fórmula obtiene el 33 por ciento de los votos de los diputados presentes, la elección se volverá a llevar a cabo en la sesión inmediata.

Artículo 110.

1. La Presidencia de la Mesa Directiva no pondrá a votación un asunto inscrito en el Orden del Día con el carácter de informativo.

Artículo 111.

1. Cuando llegue el momento de votar, los Secretarios lo anunciarán en el salón y mandarán que se hagan los avisos a que se refiere el artículo 18 de este Reglamento. Inmediatamente después comenzará la votación.

2. Mientras ésta se verifica, ningún miembro de la Cámara deberá salir del salón ni excusarse de votar.

3. Cuando las votaciones se realicen mediante el sistema electrónico se dará un tiempo máximo de diez minutos para tomar los votos.

Artículo 112.

1. Al tiempo de la votación, los artículos de cualquier dictamen no podrán dividirse en más partes que las designadas con anterioridad, según se previene en el artículo 70 Reglamentario.

Artículo 113.

1. Los Secretarios de Estado y demás funcionarios del Ejecutivo que asistan a las sesiones de la Cámara se retirarán mientras dure la votación.

CAPITULO X

DE LA FORMULA PARA LA EXPEDICION DE LEYES

Artículo 114.

1. Las leyes y decretos serán expedidos por el Congreso en la forma que hubieren sido aprobados, y serán autorizadas por las firmas de los Presidentes y un Secretario de cada Cámara.

2. El Presidente y un Secretario de la Cámara de Diputados, si fuere esta la Cámara de origen, firmarán en primer lugar.

Artículo 115.

1. Cuando la ley o decreto fuere el resultado del ejercicio de facultades exclusivas de la Cámara de Diputados, la firmarán el Presidente y dos Secretarios de la misma.

2. En el caso de los acuerdos de la Cámara referidos en el artículo 33 de este Reglamento, serán autorizados por dos de los Secretarios de la Cámara.

Artículo 116.

1. Las leyes o decretos que la Cámara vote en ejercicio de sus facultades exclusivas serán expedidas bajo esta fórmula: "La Cámara de Diputados del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, en ejercicio de la facultad que le concede (artículo, fracción o inciso que corresponda) de la Constitución Política, decreta" (texto de ley o decreto).

Artículo 117.

1. Las leyes o decretos votados por el Congreso General, se expedirán bajo esta fórmula: "El Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, decreta" (texto de la ley o decreto).

2. Cuando la ley se refiera a la elección de Presidente Interino de la República, la fórmula será la siguiente: "El Congreso de los Estados Unidos Mexicanos, en ejercicio de la facultad que le da el artículo 84 y el 85 (según el caso), de la Constitución, declara":

CAPITULO XI
DE LA GACETA PARLAMENTARIA Y
LOS SERVICIOS DE INFORMACION

Artículo 118.

1. La Gaceta Parlamentaria es el órgano informativo interno de las actividades de la Cámara, cuyo propósito es publicar:

I. El orden del día de las sesiones de la Cámara, de conformidad con lo estipulado en el presente Reglamento;

II. Las convocatorias y el orden del día de las reuniones de las comisiones y los comités de la Cámara;

III. Las actas, informes, resoluciones y los acuerdos del Pleno de la Cámara, y de las comisiones y los comités;

IV. Las iniciativas de ley o de decreto que se presenten en la Cámara, y en la Comisión Permanente,

V. Las minutas procedentes de la Cámara de Senadores;

VI. Los proyectos de acuerdo parlamentario; de punto de acuerdo; de iniciativas protocolarias; y el contenido de los demás asuntos que se tratarán en el Pleno y en las comisiones y los comités;

VII. Los dictámenes de las comisiones y los votos particulares que sobre los mismos se presenten;

VIII. Las demás comunicaciones oficiales dirigidas a la Cámara;

IX. Los citatorios a las diversas actividades de las entidades de la Cámara;

X. Los proyectos de acuerdo, pronunciamientos, declaraciones y acuerdos internos de la Junta de Coordinación Política;

XI. Los acuerdos y comunicados del órgano encargado de la programación legislativa;

XII. Los acuerdos de la Mesa Directiva;

XIII. El presupuesto y los informes sobre el ejercicio de éste, así como otras informaciones sobre la administración y los servicios de la Cámara;

XIV. Las denuncias para juicio político y todo lo referente al proceso correspondiente a esta institución, así como lo relativo al procedimiento para la declaración de procedencia;

XV. Síntesis de las comunicaciones de particulares que tengan como destinataria a la Cámara de Diputados;

XVI. Los acuerdos que adopte la Comisión Permanente del Congreso General;

XVII. Los informes de las comisiones que en representación de la Cámara asistan a reuniones interparlamentarias de carácter mundial, regional o bilateral; y

XVIII. Los informes y documentos que dispongan el órgano encargado de la programación legislativa y la Junta de Coordinación Política.

2. A solicitud de las comisiones, una vez que éstas hayan producido su dictamen, la Gaceta Parlamentaria podrá publicar las versiones estenográficas de las discusiones de las comisiones de la Cámara, en números extraordinarios, cuando las condiciones técnicas lo permitan.

Artículo 119.

1. La Gaceta Parlamentaria se publicará todos los días de lunes a viernes, así como los sábados, domingos y días feriados en los que la Cámara sesione será distribuida a partir de las ocho horas, y se repartirá entre los diputados en los despachos de éstos. Asimismo, se entregará a los funcionarios de la Cámara.

2. En el salón de sesiones siempre habrá ejemplares disponibles cuando se realicen asambleas plenarias de la Cámara.

3. La Cámara de Diputados enviará ejemplares de la Gaceta Parlamentaria a la Cámara de Senadores, al Presidente de la República, a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, a los Congresos y Gobiernos de los Estados, a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y al Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

4. Su contenido será difundido a través de los servicios de información en Internet y sus versiones definitivas digitalizadas se entregarán íntegramente para su clasificación y uso al Sistema Integral de Información y Documentación a cargo de la Biblioteca del Congreso General.

Artículo 120.

1. La Gaceta Parlamentaria se regirá según lo dispuesto en la Ley, el presente Reglamento, los acuerdos y lineamientos de los órganos de gobierno de la Cámara y las políticas que le señale la Secretaría de Servicios Parlamentarios.

Artículo 121.

1. Los servicios de información en Internet de la Cámara de Diputados son el medio por el cual da a conocer su estructura, composición, información legislativa, actividades y otros temas de interés general, a lo que contribuyen los diversos órganos camarales, y cuyas políticas, normas, coordinación y ejecución recaerán en la Secretaría de Servicios Parlamentarios de la Cámara.

2. Las comisiones, comités y órganos de gobierno de la Cámara podrán contar con sitios de Internet dentro del portal principal de la Cámara para publicar la información que les concierne.

CAPITULO XII
DE LA CONFORMACION DE LA MEMORIA DOCUMENTAL

Artículo 122.

1. A fin de integrar la memoria documental de la Cámara, las comisiones, comités, grupos parlamentarios, órganos de gobierno y demás entidades legislativas y administrativas, entregarán a la Biblioteca del Congreso General, dieciocho ejemplares de cada edición monográfica o periódica, así como boletines o folletos que se publiquen. Asimismo, entregarán a la Biblioteca dos ejemplares de cada pieza de material electromagnético o digital publicado en formatos tales como videocassetes, diskettes o discos compactos.

2. Conforme a su disponibilidad, las versiones de documentos de trabajo tales como memorias de consulta y eventos, planes e informes de trabajo, manuales de organización, boletines informativos, tomos del Presupuesto de Egresos, Ley de Ingresos y de la Cuenta Pública y otros documentos de interés para la integración de la memoria documental, se entregarán al menos en un ejemplar.

Artículo 123.

1. En las instalaciones del Sistema Integral de Información y Documentación (SIID), se creará un área reservada para la ubicación y consulta de los documentos citados en el artículo anterior.

2. De los impresos que la Biblioteca reciba, se dispondrán seis ejemplares para consulta de los usuarios, cuatro en el SIID y dos en la Biblioteca General (Centro Histórico). Los seis ejemplares restantes se destinarán para intercambio de publicaciones con otros centros de información. En lo referente al material electromagnético se dispondrá un ejemplar en el SIID y otro en la Biblioteca General.

Artículo 124.

1. Las comisiones, comités, grupos parlamentarios, órganos de gobierno y demás entidades legislativas y administrativas de la Cámara, que generen información de interés general, podrán utilizar los servicios de la red informática de la Cámara, a cargo de la Secretaría de Servicios Parlamentarios, con el fin de difundir la información que producen, para efectos del quehacer legislativo.

CAPITULO XIII
DEL SALON DE SESIONES, LAS GALERIAS Y
EL RECINTO PARLAMENTARIO

Artículo 125.

1. El salón de sesiones es el lugar destinado en las instalaciones de la Cámara para que sus integrantes se reúnan a deliberar en Pleno.

2. En el salón de sesiones habrá un lugar reservado, al frente y a la vista de todos, para la Mesa Directiva y la tribuna de los oradores.

3. Los diputados ocuparán sus lugares en el salón de sesiones de acuerdo con lo que disponga la Mesa Directiva y de conformidad con lo establecido en la Ley.

4. Habrá también en el salón de sesiones lugares específicos para ubicar a los representantes de los medios de comunicación que cubren los trabajos de la Cámara, quienes por ningún motivo podrán ingresar al área de los diputados o impedir con su labor el trabajo de la Cámara. El Presidente tomará las medidas necesarias para sancionar a quienes falten a esta disposición.

5. De igual manera, se dispondrán lugares específicos en el salón de sesiones, preferentemente en la parte posterior, para los funcionarios y empleados de la Cámara que brinden asesoría y apoyo directo a los diputados.

6. Cuando asistan a las sesiones de la Cámara invitados especiales, funcionarios del Ejecutivo o representantes de otros poderes ocuparán lugar en el área descrita en el numeral anterior, y por ningún motivo podrán intervenir con el desarrollo de las sesiones.

Artículo 126.

1. El salón de sesiones está destinado únicamente para la realización de las sesiones en Pleno de la Cámara y, en su caso, para la celebración de sesiones de Congreso General.

2. Para las sesiones de comisiones, grupos especiales y otro tipo de reuniones de orden legislativo, la Cámara dispondrá de lugares específicos para ello.

3. En el caso de reuniones interparlamentarias con legisladores de otras naciones o de organismos binacionales o multilaterales así como en reuniones con jefes de Estado o de gobierno de otros países, sólo con el acuerdo de la Junta de Coordinación Política y la aprobación de la Mesa Directiva se podrá hacer uso del salón de sesiones.

Artículo 127.

1. El uso de la tribuna de la Cámara le corresponde exclusivamente a los diputados, senadores, al Presidente de la República y a los funcionarios públicos referidos en el artículo 23 de este Reglamento.

2. Personas distintas a las mencionadas en el numeral anterior podrán hacer uso de la tribuna únicamente cuando reciban algún reconocimiento o mención especial, a título personal o a nombre de alguna institución u organización, en tal caso la Cámara deberá celebrar una sesión solemne de acuerdo con lo que establece la Ley y el artículo 7° de este Reglamento.

Artículo 128.

1. Sólo con permiso de la Mesa Directiva podrán entrar al salón de sesiones personas que no sean diputados, senadores, el Presidente de la República o los funcionarios públicos que menciona el artículo 23 de este Reglamento y demás personas que establece este artículo.

2. La Junta de Coordinación Política acordará las normas para que los grupos parlamentarios puedan dar acceso a un número reducido de personas que les brinden apoyo técnico legislativo durante las sesiones.

3. Los secretarios técnicos de las comisiones y comités, y funcionarios de la Mesa Directiva y Junta de Coordinación Política podrán ingresar al salón de sesiones, previa autorización de la Mesa Directiva.

4. Por ningún motivo se permitirá la entrada a los pasillos a personas que no tengan la representación o acreditación descritas en este artículo. Los elementos de la Dirección de Seguridad de la Cámara cumplirán bajo su responsabilidad esta última disposición.

Artículo 129.

1. Los diputados no podrán ingresar al salón de sesiones armados y el Presidente deberá invitar a quienes no acaten esta disposición, a que se desarmen, no permitirá el uso de la palabra ni contará el voto de ningún diputado armado. En caso extremo, la Presidencia hará por los medios que estime convenientes, que los renuentes abandonen el salón.

Artículo 130.

1. Habrá en la Cámara un lugar con el nombre de galerías, destinado al público que concurra a presenciar las sesiones, se abrirán antes de comenzar cada una de ellas, y no se cerrarán sino cuando las sesiones se levanten a no ser que haya necesidad, por algún desorden, de deliberar sin presencia del público, en cuyo caso permanecerán cerradas.

2. Habrá en las galerías un lugar especialmente destinado al Cuerpo Diplomático y otro a los Ministros de la Suprema Corte de Justicia, a los Gobernadores de los estados, y demás funcionarios públicos.

Artículo 131.

1. Los concurrentes a las galerías se presentarán sin armas, guardarán respeto, silencio y compostura, y no tomarán parte en los debates con ninguna clase de demostración.

2. Quienes perturben de cualquier modo el orden serán despedidos de las galerías en el mismo acto; si se tratare de falta grave o delito, el Presidente mandará detener al que la cometiere y consignar ante juez competente.

Artículo 132.

1. Si los medios indicados no bastan para contener el desorden en las galerías, el Presidente levantará la sesión hasta que el orden sea restablecido.

2. Lo mismo se verificará cuando los medios previstos por este Reglamento no sean suficientes para establecer el orden alterado por los miembros de la Cámara.

Artículo 133.

1. Sólo el Presidente de la Cámara podrá ordenar, siempre que lo considere conveniente, que se sitúe guardia militar o policiaca en el edificio de la misma.

2. Cuando por cualquier circunstancia concurriere alguna guardia militar o de la policía al recinto de la Cámara, quedará bajo las órdenes exclusivas del Presidente de la Cámara.

Artículo 134.

1. El recinto es todo el conjunto arquitectónico que alberga a la Cámara, incluido el salón de sesiones, los edificios donde se encuentran las oficinas, los patios, jardines, estacionamientos y demás instalaciones.

2. El Presidente velará por la inviolabilidad del recinto parlamentario haciendo uso de todos los recursos legales a su alcance.

Artículo 135.

1. El Presidente procurará que todas las comisiones, comités y oficinas de la Cámara tengan un lugar dentro del recinto.

2. Habrá dentro del recinto salones para el desarrollo de las sesiones de las comisiones, comités y demás órganos legislativos.

3. La Cámara contará con un espacio destinado a la atención de la demanda ciudadana.

Artículo 136.

1. Los grupos parlamentarios y los diputados sin partido contarán con espacios dentro del recinto de conformidad con lo que establece la Ley.

2. Los espacios asignados a los grupos parlamentarios y diputados sin partido pertenecen a la Cámara; es responsabilidad del Presidente vigilar que se haga buen uso de éstos.

3. Cualquier daño a los espacios o recursos de la Cámara hecho por los grupos parlamentarios o diputados sin partido será cubierto con recursos de éstos, de conformidad con la normatividad administrativa.

Artículo 137.

1. Se procurará, de acuerdo con las capacidades financieras, físicas y legales, que dentro del recinto de la Cámara se presten servicios que hagan más eficiente, dinámico y armónico el trabajo de los diputados, funcionarios y empleados.

2. Tales servicios serán autorizados por la Junta de Coordinación Política y administrados por la Secretaria de Servicios Administrativos y Financieros.

TRANSITORIOS

PRIMERO.- El presente decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

SEGUNDO.- Se derogan todas las disposiciones del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos aplicables a la Cámara de Diputados.

TERCERO.- Se abroga el Acuerdo Parlamentario Relativo a las Sesiones, Integración del Orden del Día, los Debates y las Votaciones de la Cámara de Diputados.

CUARTO.- Se abroga el Acuerdo Parlamentario Relativo a la Organización y Reuniones de las Comisiones y Comités de la Cámara de Diputados.

QUINTO.- Se abroga el Acuerdo Parlamentario Relativo a la Comisión de Jurisdicción y a la Sección Instructora de la Cámara de Diputados.

SEXTO.- Se abroga el Acuerdo para Garantizar la Difusión de la Información de la Cámara de Diputados.

SEPTIMO.- Se abroga el Acuerdo Parlamentario Relativo a la Integración del Orden del día, las discusiones y las votaciones de la Cámara de Diputados.

OCTAVO.- En tanto el Congreso General expide las normas necesarias, las Sesiones de Congreso General y de Comisión Permanente seguirán rigiéndose por lo dispuesto en el Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos.

ATENTAMENTE

Dip. Augusto Gómez Villanueva

Dip. Rafael Rodríguez Barrera

Manuel Medellín Milán

Dip. Eduardo Andrade Sánchez

Dip. Juan Manuel Martínez Nava

Dip. Manuel Garza González